Más de 300.000 inmigrantes residentes en España padecen diabetes tipo 2

Etiquetas

Los diabéticos inmigrantes son más jóvenes y su grado de control metabólico no es tan bueno

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

En España residen entre 300.000 y 500.000 inmigrantes con diabetes tipo 2, una patología con una alta prevalencia entre la población extranjera, según estimaciones de expertos reunidos hoy en un taller en el Centro de Atención Primaria (CAP) Raval Sud de Barcelona organizado por la Red del Grupo de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de Salud (RedGEDAPS).

La RedGEDAPS ha iniciado una investigación epidemiológica de ámbito estatal que tiene como objetivo conocer las características de los pacientes inmigrantes diabéticos que residen en España. Un centenar de médicos toma parte en este estudio, que analiza los perfiles de 1.400 inmigrantes con diabetes y los comparará con los de 700 diabéticos españoles y que tendrá resultados definitivos a finales de año.

Uno de los coordinadores del estudio IDIME (Inmigración y Diabetes Mellitus en España) Albert Godoy, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital del Mar de Barcelona, avanzó que en los resultados preliminares se observa que los diabéticos inmigrantes son más jóvenes --se inicia entre los 30-40 años--, el grado de control metabólico no es tan bueno y las complicaciones a largo plazo son menores.

Godoy cifró sobre el 12 por ciento la prevalencia de la diabetes tipo 2 en la población española, aunque aseguró que la mitad que la padece lo desconoce. Afirmó que el estudio IDIME permitirá proporcionar datos sobre cómo incide la diabetes en colectivos inmigrantes.

Un estudio anterior realizado por el CAP Raval Sud, donde el 57 por ciento de la población atendida es inmigrante y un 75 por ciento de ésta es de origen indopakistaní, muestra que la prevalencia de la diabetes entre individuos de 15 a 40 años originarios de dicha región llega a ser cuatro veces más que en la población autóctona.

El coordinador de la RedGEDAPS y médica del CAP Raval Sud, Josep Franch, afirmó que el porcentaje en esta franja de edad entre autóctonos es del 0,2 por ciento, mientras que entre la población inmigrante se dispara al 0,84 por ciento.

Franch subrayó la importancia de la realización de talleres sobre la diabetes en la población inmigrante, ya que los médicos acostumbran a encontrarse con barreras idiomáticas y culturales y el cumplimiento de los tratamientos suele ser difícil de cumplir asociado al nivel económico.

El taller abordó entre otros temas el mes del Ramadán para los pacientes diabéticos musulmanes. Franch aseguró que, en los casos en que el paciente tome fármacos, se tienen que ajustar a los horarios provocados por el ayuno durante el día para evitar riesgos de hiperglucemia o hipoglucemia.