Una de cada tres personas de Baleares padece sobrepeso y una de cada diez es obesa

PALMA DE MALLORCA, 28 (EUROPA PRESS)

Una de cada tres personas en Baleares (el 35,7 por ciento de la población) tiene sobrepeso y una de cada diez (12,2 por ciento) padece obesidad, de acuerdo a los datos de la Encuesta de Salud relativa a 2007 dados hoy a conocer por el conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, con motivo de la celebración del Día Nacional de la Nutrición.

Se trata de dos afecciones que sufren más los hombres (42,5 por ciento) que las mujeres (28,6 por ciento) mientras que, en el sentido contrario, las féminas se ven más afectadas por el bajo peso (4,9 por ciento), siendo inapreciable en el caso de los varones (4,9 por ciento).

El titular de Salud ofreció estos datos durante la visita que realizó a la carpa informativa instalada por su departamento en la Plaça Porta Pintada de Palma, donde recalcó que potenciar una alimentación saludable y una vida activa es una de las estrategias prioritarias de la Conselleria. Tal y como señaló respecto a la actividad física durante el tiempo libre, el 57,2 por ciento de la población adulta (58,8 por ciento de los hombres y 55,8 de las mujeres) realiza algún tipo de ejercicio, cifra que disminuye con la edad.

Así, practican actividades físicas el 65,8 por ciento de las personas entre los 16 y los 24 años (el 76,9 por ciento de los hombres y el 54,3 por ciento de las mujeres), al tiempo que entre los 25 y los 44 años el porcentaje disminuye al 56 por ciento (57,1 por ciento de los varones y 54,9 por ciento de las féminas). Más adelante, entre los 45 y los 64 años practica algún ejercicio el 58,5 por ciento de la población (55,2 por ciento de los hombres y 61,9 por ciento de las mujeres), y al superar los 65 lo practican la mitad de los ciudadanos (54,6 por ciento de los hombres y 48,6 por ciento de las mujeres).

En su intervención ante los medios, Thomàs recalcó la necesidad de llevar una vida más activa y mejorar la alimentación, al aseverar que en los últimos años las personas han modificado sus hábitos hacia una vida "más sedentaria" y una alimentación "menos saludable", ya que ha aumentado el consumo de grasas y platos precocinados mientras que se ha reducido la ingesta de frutas y verduras. "Hay que reeducar estos hábitos alimenticios", recalcó.

Al mismo tiempo, apuntó que el Govern ha impulsado una iniciativa dirigida al sector de la restauración para que disminuyan en sus alimentos el contenido de grasas y azúcares, debido a que cada vez más personas comen fuera de casa.

Cabe señalar que, durante todo el día, profesionales adscritos a la Dirección General de Salud Pública y Participación están desarrollando actividades entre las que destacan la presentación de dos nuevas guías sobre la vida activa y la alimentación saludable. Unas publicaciones que se distribuirán en los centros de Atención Primaria como material de apoyo de médicos de familia, pediatras y enfermeras. En concreto, se han editado 10.000 ejemplares de cada una de las guías.