Canarias carece de especialistas en reumatología para atender a su población

  • Las Palmas de Gran Canaria, 17 abr (EFE).- La presidenta de la Sociedad Canaria de Reumatología, María Ángeles Gantes, afirmó hoy que la mitad de la población canaria sufre alguna patología del aparato locomotor y carece de especialistas suficientes para su atención y detección precoz, que es fundamental.

Las Palmas de Gran Canaria, 17 abr (EFE).- La presidenta de la Sociedad Canaria de Reumatología, María Ángeles Gantes, afirmó hoy que la mitad de la población canaria sufre alguna patología del aparato locomotor y carece de especialistas suficientes para su atención y detección precoz, que es fundamental.

Gantes, que dio a conocer en rueda de prensa el contenido del XVII Congreso de la Sociedad Canaria de Reumatología que se celebra mañana en la capital grancanaria, reclamó más especialistas, sobre todo en Fuerteventura que con una población de 94.386 habitantes no tiene, y en Lanzarote y La Palma, que sólo cuentan con uno en cada isla.

Según la Organización Mundial de la Salud, el número óptimo de reumatólogos por habitantes debe ser de uno por cada 45.000 y en Canarias, con una población de 2 millones de habitantes, sólo hay 30 plazas cuando debería haber 16 más.

Las enfermedades reumáticas son muchas, más de 250, y la mayoría son crónicas, degenerativas y con un importante impacto social, económico y en la calidad de vida de los pacientes, subrayó Gantes.

Además, señaló que las enfermedades reumáticas constituyen las patologías más prevalentes de tipo crónico y causan hasta el 40 por ciento de las consultas que se efectúan en la atención primaria y el 10 por ciento de las urgencias hospitalarias, y constituyen la principal causa de incapacidad laboral permanente.

Destacó que el gasto anual dedicado en España a tratar la artrosis de rodilla y cadera es de 4 millones de euros, y que en la sociedad, sin embargo, existe un importante desconocimiento de las enfermedades reumáticas y sus síntomas.

Las patologías más frecuentes son la artrosis de mano y de rodilla, la osteoporosis, las lumbalgias y la artrosis reumatoide, señaló Gantes, quien hizo hincapié en que los retrasos en los diagnósticos pueden ocasionar cambios irreversible, erosiones, incapacidades y deformidades en el hueso que se pueden evitar.

El jefe de Reumatología del Hospital Doctor Negrín de la capital grancanaria, Carlos Rodríguez, citó que en el caso de la artritis reumatoides, que es una enfermedad grave, que afecta también a la población joven y más a mujeres que a hombres, si no se trata a tiempo las articulaciones se deforman y destruyen, y el paciente termina en una silla de ruedas.

Dijo que, aunque se desarrollan campañas informativas para concienciar de la importancia de la detección precoz, los servicios sanitarios deben disponer de personal para que estos pacientes reciban un tratamiento adecuado y un seguimiento "muy estrecho" para evitar los brotes que presenten.

Rodríguez se refirió también a los importantes avances que se han conseguido en el tratamiento de las enfermedades reumatológicas gracias a las terapias biológicas, que será otra de las cuestiones a abordar en el congreso desde el punto de vista de los protocolos para impedir los efectos secundarios de estos fármacos, pues está demostrado que se pueden minimizar.

Según Rodríguez, sus beneficios superan en mucho los riesgos de alergias o infecciones que provocan, ya que gracias a estos fármacos una persona con problemas de rigidez para incorporarse y que precisa de ayuda para vestirse y comer, así como con dolor crónico, en 20 días o dos meses a lo sumo puede llegar a tener una vida normal.

El jefe de Reumatología del Hospital Insular de Gran Canaria, Antonio Rosas, comentó también la importancia que supone el hecho de que la fibromialgia empiece a considerarse una enfermedad neurológica, ya que hasta ahora sólo era tratada por los reumatólogos. EFE