El deporte y la fisioterapia, claves para frenar el envejicimiento

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Expertos de la Clínica Armstrong Internacional recomiendan la práctica de deporte y la ayuda de la fisioterapia para contribuir a frenar el envejecimiento del cuerpo, ya que evita el sedentarismo, previene la obesidad, y consigue mejorar la higiene postural.

Respecto a la práctica de actividad física, estos especialistas subrayan que el deporte supone en las personas adultas una "forma inmejorable" de prevenir y de frenar el proceso de envejecimiento, que en algunos casos está "excesivamente acelerado o inarmónico", sobre todo en lo relativo a las aptitudes funcionales y al deterioro psicomotriz del individuo.

Entre los beneficios destacan la mejora y aumenta la capacidad pulmonar, la adaptación y capacidad cardiaca, la fuerza y flexibilidad muscular, y la mineralización ósea, que reduce y mejora la osteoporosis. Así, recomiendan la práctica de marcha, caminata, trote, ciclismo, golf, natación, esquí alpino, tenis, y especialmente pilates.

En este sentido señalan que, en relación con el sistema musculoesquelético, se han de realizar ejercicios activos con pocas cargas y muchas series y repeticiones, practicar gimnasia individual o colectiva, si es posible analítica, y trabajando parte por parte todo el cuerpo.

Por otro lado, en cuanto a la fisioterapia, los expertos de la clínica explican que, en primer lugar, se han de solucionar los problemas que traen consigo disfunciones y no permiten realizar una actividad cotidiana y física normal, y mejorar y conservar las aptitudes funcionales, fisiológicas, psicológicas y psicomotrices.

Estos tratamientos han de aplicarse de forma inmediata, antes de que aparezcan síntomas como dolor, inflamación e impotencia funcional. En este sentido, subrayan el tratamiento precoz o incluso preventivo de afecciones articulares, como la artrosis, tendinosas, musculares y motrices, mediante técnicas de reeducación, recuperación e higiene postural y deportiva, que permitan la vuelta o continuidad inmediata de la actividad física.

En segundo lugar, indican que son necesarios ejercicios de control y regulación respiratoria -una ventilación amplia y lenta- y apuntan que se deben erradicar la utilización de elementos que favorecen las contenciones abdominales, como corsés apretados o fajas, ya que disminuyen la capacidad respiratoria.