La fibromialgia y la fatiga crónica afectan al 3 por ciento de la poblacion navarra, en su mayoría mujeres

AFINA se manifestará el sábado en Pamplona con el objeto de informar a la ciudadanía de ambas patologías

PAMPLONA, 4 (EUROPA PRESS)

La fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica afectan al 3 por ciento de la poblacion navarra, en su mayoría mujeres. Así lo expuso esta mañana el representante de AFINA (Asociación de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica de Navarra), Jokin Espinazo, quien presentó la manifestación organizada para el próximo sábado, 9 de mayo, en Pamplona para informar y sensibilizar a la ciudadanía sobre ambas patologías.

La fibromialgia es una entidad clínica que se manifiesta en forma de dolor muscular generalizado así como astenia intensa, alteraciones en el sueño y trastornos psicológicos, entre otros síntomas. Con una afectación mayoritaria femenina, el 98 por ciento de los enfermos son mujeres, se diagnostica a través del dolor que verbaliza el paciente, tras la presión por parte del médico, en al menos, 11 de los 18 puntos predefinidos en la anatomía corporal.

El síndrome de la fatiga crónica, por su parte, no tiene pruebas diagnósticas concretas, ni un tratamiento que lo palíe. Entre los síntomas de esta enfermedad, se encuentra el cansancio prolongado, acompañado de febrículas (décimas de fiebre), o inflamación de los ganglios laterocervicales o axilares. Ambas patologías se diferencian en que las personas que sufren fibromialgia pueden recuperar el cansancio producido por la enfermedad a través del descanso, mientras que si sufren fátiga crónica no, por lo que "te limita y te puede llegar a quedar dependiente".

Con motivo de la celebración el 12 de mayo del Día Internacional de estas enfermedades, se ha organizado una marcha para el próximo sábado, que partirá a las 10 horas de la zona de hospitales y finalizará en la Plaza del Castillo hacia las 14 horas, donde se dará lectura a un manifiesto. La manifestación pasará por Conde Oliveto y el Colegio de Médicos, donde se instalarán puestos donde los ciudadanos podrán obtener información sobre estas patologías así como productos ecológicos.

Además de la marcha, la asociación ha programado otra serie de actividades. Por un lado, el cupón de la ONCE del día 12 de mayo estará dedicado a la fibromialgia y la fatiga crónica; y el 16 de mayo, de 10 a 14 horas, se desarrollarán en la UNED de Tudela una serie de conferencias, en las que participaran diferentes expertos y especialistas en la materia. El acto es gratuito, aunque es necesaria inscripción previa.

AFINA repartirá estos días unas 20.000 octavillas, 15.000 crípticos, 3.000 carteles, y pondrá información de "todo tipo" en manos de las personas interesadas. "Vamos a hacer un trabajo potente, porque es importante que consigamos que estos días podamos transmitir información y conocimiento para los pacientes, así como para las personas de su entorno familiar y la sociedad en general", destacó Espinazo, quien lamentó que "hay un problema de desconocimiento social que nos está generando problemas al colectivo".

"DESORDEN GENERAL"

El representante de la asociación puso de relieve que existe "un desorden general" en el colectivo afectado por estas enfermedades y en su entorno, ya que, "desconocen las pautas que se deben llevar a cabo desde que empiezan los síntomas". Además, criticó que en la red sanitaria "no existen ni protocolos, ni tratamientos", por lo que los enfermos de estas patologías "pasan por muchos especialistas antes de obtener un diagnóstico".

Esta situación produce que la mayoría de los enfermos "intenten buscar otras alternativas" fuera del sistema sanitario, explicó Espinazo, quien trasladó que "no es necesario gastarse dinero en ningún sitio" al ser "patologías muy serias que tienen que estar en manos de profesionales de la salud y tener resultados".

Aunque no exista ningún fármaco para poder reducir el dolor que produce tanto la fibromialgia como la fátiga crónica, el miembro de AFINA explicó que "con una buena alimentación, trabajando todos los puntos de dolor a través de la actividad física y la relajación, y concienciando al afectado de que es él quien tiene que tomar el mando y manejar la realidad de su enfermedad", los afectados "pueden recuperar el sueño reparador".