Sólo el 2,5% de los niños españoles menores de 15 años que padecen diabetes lleva bomba de insulina

MADRID, 08 (EUROPA PRESS)

Sólo el 2,5 por ciento de los niños españoles que padecen diabetes lleva bomba de insulina, a diferencia de países como Holanda, donde el porcentaje alcanza el 25 por ciento, según informó hoy Roche en un comunicado, con motivo de la presentación de un libro sobre el empleo de esta herramienta, que ha tenido lugar en el marco del XXXI Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica.

La responsable de la Unidad de Diabetes Pediátrica del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal, la doctora Raquel Barrio, señaló que "el objetivo de esta publicación ha sido plasmar la experiencia con estos tratamientos, que han demostrado ser una buena opción terapéutica para niños con edades inferiores incluso a los cinco años".

En este sentido, la doctora apuntó que recientes informes como el Estudio Berghaeuser, llevado a cabo en Alemania y Austria con 104 pacientes, demostraron que el empleo de la bomba de insulina ofrece resultados similares a la terapia con múltiples dosis, pero un menor riesgo de hipoglucemias.

Por su parte, la directora de la Unidad de Diabetes del Hospital San Joan de Dèu (Barcelona), la doctora Marisa Torres, destacó la necesidad de crear un registro central de bombas de insulina en el que poder poner en común los datos de cada centro, y precisó que desde 2005 el empleo de esta terapia se ha visto duplicado debido al acceso a la financiación pública. "Jugamos con desventaja frente a otros países, donde la financiación plena se disfrutaba desde hace años", añadió.

Según explicaron los expertos, las principales ventajas que ofrece el infusor frente al tratamiento habitual con múltiples dosis de insulina son, principalmente, la flexibilidad que permite en el tratamiento, ya que se puede individualizar al máximo la dosis. Asimismo, se produce una reducción del número de pinchazos necesarios y, tal y como demuestran numerosas publicaciones, mejora el control glucémico con una reducción del número de hipoglucemias.