Un dispositivo en L'Hospitalet seguirá a pacientes de cáncer de mama hasta superar la dolencia

L'HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 18 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (ASSIR) de L'Hospitalet de Llobregat y el Instituto Catalán de Oncología (ICO) han puesto en marcha un circuito de atención integral a las mujeres tratadas de cáncer de mama, que da continuidad de asistencia a las pacientes una vez reciben el alta hospitalaria.

Una mujer puede pasar más de cinco años hasta que supera la primera fase del tratamiento por cáncer de mama y se considera que está libre de esta enfermedad. "Sin embargo, continúan ahí las consecuencias físicas y emocionales derivadas de la dureza del tratamiento y de la amputación física a pesar de que haya reconstrucciones del pecho", explicó a Europa Press la doctora Maribel Pons, impulsora del proyecto.

De esta forma, cuando una paciente de L'Hospitalet reciba el alta del ICO, será derivada directamente al programa post-alta del ASSIR en lugar de pasar por el médico de cabecera y, posteriormente, por el ginecólogo del ambulatorio.

En el Servicio de Salud Sexual "se les da día y hora para la primera visita, que se realiza con una enfermera para que le abra la historia y haga una primera evaluación. Al cabo de dos meses, la ve el ginecólogo en un horario diferenciado al del resto de visitas ya que estas pacientes requieren de un tiempo para poderles hacer una exploración completa que no basta con diez minutos", apuntó la doctora Pons.

Este dispositivo tiene como objetivo luchar contra la "sensación de abandono" que muchas pacientes tratadas de cáncer de mama tienen cuando salen del hospital. Durante el tratamiento de la enfermedad han sido atendidas por un equipo multidisciplinar y, al recibir el alta, "perciben que no tienen delante un equipo coordinado que sepa lo que le han hecho y qué les espera; es un vacío que tenemos que llenar", según la responsable del proyecto.

Desde el ASSIR de L'Hospitalet se coordina a los profesionales de rehabilitación, salud mental, radiología, fisioterapia que pueden actuar "con rapidez y formación específica" en función de las necesidades y la situación de cada paciente. Además, el servicio realiza el control del tratamiento de continuación posterior al alta hospitalaria --en caso de estar indicado-- y pondrá en marcha grupos de autoayuda para las mujeres operadas.

En Catalunya, cada año se diagnostican 5.000 nuevos casos de cáncer de mama en Catalunya y el 80 por ciento de las pacientes sobreviven después de diez años. El número de casos ha crecido en los últimos años, pero aumenta la tasa de supervivencia porque se diagnostican con mayor antelación.