Indonesia expulsa a la Cruz Roja de las conflictivas regiones de Papúa y Aceh

  • Yakarta, 23 abr (EFE).- Indonesia ha ordenado al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) cerrar sus oficinas y abandonar las conflictivas provincias de Papúa (este) y Aceh (oeste) mientras no negocien un nuevo acuerdo bilateral al respecto, informó hoy a Efe la organización humanitaria.

Indonesia expulsa a la Cruz Roja de las conflictivas regiones de Papúa y Aceh

Indonesia expulsa a la Cruz Roja de las conflictivas regiones de Papúa y Aceh

Yakarta, 23 abr (EFE).- Indonesia ha ordenado al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) cerrar sus oficinas y abandonar las conflictivas provincias de Papúa (este) y Aceh (oeste) mientras no negocien un nuevo acuerdo bilateral al respecto, informó hoy a Efe la organización humanitaria.

"El gobierno indonesio nos ha comunicado que está reconsiderando nuestros acuerdos, que son de los años 77 y 87, para adaptarlos a la nueva situación del país y nos ha exigido cerrar las oficinas de Papúa y Aceh", aseguró Layla Berlemont, portavoz de CICR.

El organismo ha comenzado el desmantelamiento de sus dos sedes regionales emplazadas en ambas provincias.

"Esperamos que las conversaciones (con el Gobierno) concluyan cuanto antes. Relaciones de este tipo son muy complejas", añadió Berlemont, que evitó pronunciarse sobre la posible reapertura de los centros en un futuro.

Subrayó que los cierres no guardan "ninguna relación" con las visitas de miembros del CICR a independentistas papuanos encarcelados, como habían apuntado algunos observadores internacionales.

"Una de nuestras actividades habituales es la inspección de centros penitenciarios, esa es una labor que venimos realizando desde hace muchos años y que no tiene ninguna relación" con la decisión de Yakarta, manifestó la cooperante.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores indonesio afirmó que el CICR operaba "sin acuerdo" y que había recibido quejas de sus actividades del funcionariado local, pero no vincular la decisión adoptada con las visitas a independentistas en una prisión de Papúa.

"Abrieron la llamada oficina regional en Papúa sin un acuerdo de ambas partes, por eso les hemos pedido que cierren la oficina y cesen su actividad allí", explicó Teuku Faizasyah, portavoz del Ministerio de Exteriores en rueda de prensa.

"No pueden dar por supuesto que pueden abrir una oficina y trabajar en cualquier lugar de Indonesia", apostillo el funcionario.

En Papúa y Aceh, dos territorios ricos en recursos naturales, están en auge los sentimientos separatistas, lo que ha desatado brotes de violencia en los últimos meses.