El Hospital Carlos III habilita alrededor de 60 camas destinadas exclusivamente a los afectados

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ya ha empezado a tomar medidas ante la gripe porcina, para lo que ya ha realojado a pacientes del Hospital Carlos III, especializado en enfermedades infecciosas, para hacer hueco a los posibles casos de afectados por el virus A/H1N1 causante de la gripe porcina.

Fuentes de la Consejería explicaron a Europa Press que para ello, ya está desalojada una planta entera y hay una segunda preparada para ser acondicionada en el momento en que sea necesario. En total se trata de entre 60 y 70 camas destinadas a estos pacientes, según confirmó el gerente del centro, Fernando Carrillo, en rueda de prensa en las instalaciones sanitarias a preguntas de los periodistas.

Además, en el caso de que sea necesario más espacio, Sanidad habilitaría otros centros como la antigua Maternidad Santa Cristina y el Hospital de la Cruz Roja. De momento, en Madrid hay 12 personas en observación para certificar si están infectados por el A/H1N1, pero ninguno de los casos está confirmado.

Ayer el número de posibles afectados en la región subió a lo largo del día de manera que frente a los nueve que citó el Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales por la mañana, por la tarde ya eran 11 los madrileños que podrían estar afectados por la gripe que vino de México.

PACIENTES Y TRABAJADORES EN EL CENTRO

El gerente del hospital, Fernando Carrillo, explicó que el centro cuenta con todos lo medios necesarios para atender perfectamente a cualquier paciente que ingrese en el hospital y para asegurar la seguridad de todos los profesionales.

"Hemos anulado todo tipo de ingresos de otras patologías y por lo tanto, disponemos de todas las camas necesarias que se puedan necesitar para la acogida de los pacientes", aseguró el gerente que indicó que cada planta tiene algo más de 30 camas, por lo que hay entre 60 y 70 camas habilitadas para los posibles afectados por el A/H1N1.

Carrillo explicó que, de momento, se está hospitalizando a todas las personas que cumplen los criterios y destacó que los posibles afectados que llegan a las instalaciones son sometidos a todas las medidas que están contempladas "de cara a un aislamiento correcto para este tipo de enfermedad emergente". Así, explicó que el centro cuenta con habitaciones de presión negativa, que no es necesaria para este brote, pero que sí lo fue en el caso de a gripe aviar.

Los pacientes se encuentran en una única planta en habitaciones individuales y no ha sido necesario trasladar a otros hospitales a pacientes con otras patologías, ya que hay suficiente espacio para atender a estos pacientes en el centro, según aseguró Carrillo.

A las habitaciones tiene acceso el personal sanitario y no sanitario que tenga necesidad y aquellos familiares convivientes que están ingresados y que deseen estar en la misma habitación.

En cuanto a los trabajadores, Carrillo explicó que se siguen los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad en materia de limpieza, comidas y materiales. Las personas que no se encuentran en la planta de posibles afectados no van protegidos, no obstante, aquellos trabajadores que acceden a la zona en la que se encuentran los posibles afectados llevan guantes, gafas, máscara y una bata.

Preguntado por si los trabajadores toman algún tipo de tratamiento médico para protegerse, el gerente indicó que "no es necesario ningún tipo de tratamiento médico profiláctico para los profesionales".

Asimismo, en el caso de las comidas, los materiales también son desechados como material contaminado biológico, como ocurre en el caso de las enfermedades emergentes.

El Carlos III es el centro de referencia para este tipo de enfermedades y el lugar al que llegan todos aquellos que sospechen que puedan estar afectados por el A/H1N1. De hecho, esta mañana, al menos, llegó una ambulancia en la que llegaron dos personas con mascarilla junto con el facultativo también ataviado con la máscara.