El Hospital Infanta Cristina de Badajoz, pionero en la aplicación de una nueva terapéutica cardíaca

BADAJOZ, 9 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Infanta Cristina de Badajoz está siendo pionero a nivel nacional en la aplicación de una nueva terapéutica cardiaca destinada a evitar la formación de trombos, y aplicada especialmente en aquellos pacientes que presentan problemas a la hora de tomar sintrón u otros anticoagulantes orales.

Esta nueva técnica se ha empezado a utilizar muy recientemente en Europa y en España, concretamente, en nuestro país se ha implantado a día de hoy en cuatro o cinco hospitales, entre ellos, el Infanta Cristina de Badajoz, que hasta ahora ha practicado con "éxito" seis intervenciones de este tipo, de las 14 realizadas hasta el momento a nivel nacional, según destacó la Junta de Extremadura en nota de prensa.

Se trata de la aplicación de un dispositivo denominado Amplatzer por vía percutánea, esto significa que no precisa de intervención quirúrgica, ya que todo se realiza aplicando técnicas de cardiología intervencionista a través de catéteres, destinado a sellar la orejuela de la aurícula izquierda, que es la cavidad donde se produce el mayor porcentaje de trombos a nivel cardíaco.

La Fibrilación Auricular (FA) es una arritmia frecuente y conlleva fundamentalmente una pérdida en la efectividad contráctil cardiaca, al perderse la contribución auricular y un riesgo en la formación de trombos en dicha cavidad, de tal forma, que los pacientes con este problema multiplican por cinco las posibilidades de sufrir un ictus (infartos) porque esta arritmia es la responsable del 15-20 por ciento de los ictus isquémicos.

A todo ello, hay que añadir que existen pacientes que por diversas circunstancias no pueden ser tratados con antiagregantes plaquetarios, con lo que se han estudiado en los últimos años nuevas alternativas y esta nueva técnica parece ser una posible solución en estos casos, aunque los criterios de selección han de ser bien sopesados previamente porque no deja de ser una intervención cardiológica, añadió el Gobierno regional.

La implantación de este proceso asistencial ha sido progresiva, en primera instancia comenzó por la formación en hospitales internacionales de los profesionales que posteriormente la están aplicando en la región que además han contado con la colaboración de expertos internacionales en las primeras sesiones.

Exige además de una colaboración inter y multidisciplinar que afecta a la propia sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, al Servicio de Cardiología, en general, a la unidad de Ecocardiografía y a otros servicios como Anestesia, cuestión que pone de manifiesto la importancia del trabajo en equipo, según concluyó la Junta.