La falta de organización en los nuevos hospitales hace temer contagios y la carencia de seguridad el secuestro de bebés

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La falta de organización en los nuevos hospitales de la Comunidad de Madrid, donde se mezclan pacientes con diferentes dolencias en las mismas salas, hace temer al personal contagios e infecciones innecesarios, mientras que la ausencia de seguridad genera importantes problemas de agresiones contra los sanitarios e, incluso, en el Hospital de Parla, provoca el "miedo" de los facultativos de que "desaparezca algún niño".

Éstas son algunas de las conclusiones del estudio realizado por la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social entre el 16 de marzo y el 15 de abril de este año en seis de los ocho nuevos hospitales, de gestión mixta público-privada.

El informe, al que tuvo acceso Europa Press, analiza en concreto la situación de los hospitales de San Sebastián de los Reyes, Vallecas, Arganda del Rey, Del Tajo, Coslada y Parla a través de varias visitas y entrevistas con los responsables laborales de cada uno de los centros.

Así, se revelan "deficiencias de seguridad y salud", que van desde deficiencias en la construcción hasta escasez de recursos humanos pasando por problemas en la ventilación o de falta de seguridad.

Estos hospitales son de modelo PFI (público privado) y la Comunidad, encargada de la gestión sanitaria, paga un canon anual a las empresas concesionarias, que se rebaja en el caso de que no se cumpla con los objetivos comprometidos.

HOSPITAL DE PARLA: MIEDO A QUE DESAPAREZCA UN NIÑO

El Hospital de Parla es uno de los que presenta deficiencias en los accesos de seguridad contra incendios del edificio, para lo que se pide la subsanación de los hechos técnicos en función de lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Asimismo, en varias áreas se percibe falta de personal y en especial, se ve una "escasez de tigas (celadores)" en unidades como Medicina Interna, Psiquiatría o en Radiología, hecho que puede conllevar problemas para la buena atención de los pacientes.

La situación del área de Neonatología y Obstetricia va más allá, ya que "sólo hay un vigilante por la noche" y "el personal sanitario manifiesta miedo a que desaparezca algún niño", ya que los bebés "están hospitalizados en una zona en la que pueden entrar el resto de usuarios y pacientes del Hospital".

El escrito también indica que en la unidad "hay insuficiente ropa de pacientes y trabajadores para mantener un circuito correcto de reposición, lo que les provoca situaciones de estrés al tener a veces que secar a los niños con una sábana, o no poder dar pijamas nuevos, e incluso no poder cambiarse de uniforme".

Asimismo, el centro presenta algún problema de higiene ya que, por ejemplo, los trabajadores denuncian que en el servicio de Urgencias hay "malos olores".

HOSPITAL DEL HENARES: PROBLEMAS DE PERSONAL

El centro de Coslada es uno de los que presenta más problemas con sus trabajadores y su situación laboral. Así, en los paritorios se producen "agresiones al personal" hasta el punto de que los ciudadanos han llegado a "agarrarles por la pechera y zarandearles".

En el mismo área hay "falta de personal", lo que conlleva un "aumento de la carga de trabajo" y los "familiares de los niños se apropian de material" del centro, hecho que los trabajadores no pueden evitar "porque no cuentan con el servicio de vigilancia adecuado". También falta personal en los mostradores de atención al paciente y faltan auxiliares en varios servicios.

El informe expone que hay "falta de seguridad privada en el centro", lo que influye en la seguridad de pacientes y facultativos, como sucede en Urgencias, donde "se ha requerido algunas veces la presencia de la Policía".

Asimismo, en el caso de Psiquiatría los trabajadores defienden que las cámaras de vigilancia no poseen campo de visión de todo el área, ni de los accesos", no hay tiga, ni portero, y los sanitarios tiene que retirar los cordones de los pijamas de los pacientes para que no se autolesionen. En Endoscopias, denuncian que "la supervisora no trata adecuadamente a trabajadores a su cargo provocando el llanto y ejerciendo abuso de poder sobre ellos".

El informe también dice que el material utilizado para la limpieza de los suelos "ha ocasionado irritación en la piel, rinitis y otros problemas dérmicos".

HOSPITAL DE VALLECAS: RIESGOS POR PRODUCTOS QUÍMICOS

Según la Inspección, en el centro de Vallecas hay problemas en la unidad de anatomía patológica porque hay "productos químicos" lo que "hace que se aprecien "olores intensos" y produzcan incidentes, como el hecho de que a una "trabajadora le explotó una botella de metanol", cuando la unidad "carece de duchas y lavaojos".

En la planta 2ºB de hospitalización también se denuncia que "algunos trabajadores no han sido informados de los riesgos biológicos a los que pueden estar expuestos".

La falta de personal también es notoria y hay escasez de celadores, como ocurre en los quirófanos, lo que implica que el personal sanitario debe realizar funciones que no le corresponden.

Por otra parte, las puertas de las habitaciones de Psiquiatría no tienen ojo de visualización, lo que supone que el personal se angustie porque no sabe lo que hacen los enfermos, y en el hospital de día que, en principio era para tratamientos oncológicos, "en la práctica llegan enfermos de otras especialidades" con el riesgo de que si hay problemas "se puedan contagiar". "Manifiesta el personal, que si se produce un derrame del citostático, el resto de los enfermos también estarían expuestos a las consecuencias de estos derrames", señala el escrito.

HOSPITAL DEL SURESTE: GOTERAS Y HUMEDAD

Ocurre lo mismo en el hospital del Sureste, donde también en el hospital de día hay "enfermos mezclados" con los consiguientes riesgos.

La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tiene "deficiencias de frío y calor y exceso de humedad" y en Urgencias las camas de observación no tienen freno, tampoco hay biombos y sí goteras y filtraciones de agua cuando llueve, hecho que es común en Obstetricia donde hay días en los que se ha llegado al 90 por ciento de humedad".

Además, en hospitalización hay falta de celadores y en la 4º planta quirúrgica el cuarto de residuos intermedio alberga "contenedores negros bio peligrosos, bandejas de comida", entre otras cosas.

HOSPITAL DEL TAJO: TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

En el Tajo también falta personal en las plantas de hospitalización, y los sanitarios hacen labores que no le corresponden. De hecho, la falta de personal hace que en zonas como consultas externas el tiempo de espera sea "muy alto", de manera que el "personal sufre agresiones verbales de forma continua".

No hay plan de emergencia en las instalaciones, y además, en Medicina Interna los pacientes comparten habitación con los de Cirugía, por lo que se teme la transmisión de enfermedades en el caso de que haya algún problema. También están mezclados los pacientes en el hospital de día.

La UCI tiene problemas con su temperatura y en urgencias las camillas son "estrechas" y los "pacientes gruesos no caben" en ellas.

INFANTA SOFÍA: VIAJES A IKEA

En el Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes hay falta de celadores en hospitalización y en la zona radiológica. Además, en esta zona "no hay servicio de vigilancia, ni personal de apoyo que atienda a la entrada" de manera que como consecuencia, hay "robo de objetos personales y de material del centro".

La falta de material también ha sido notoria y los propios trabajadores han ido hasta cinco veces a Ikea a comprar mesas y sillas, que han montado ellos mismos.

"Los trabajadores de la limpieza se llevan ropa de trabajo a casa a pesar de que puede estar expuesta a contactos de material que presentan riesgo biológico", añade el escrito, que sobre todo apunta a este tipo de defectos materiales en el centro de San Sebastián de los Reyes.