Lamata destaca la calidad y confort que se ofrecerá a las madres en el nuevo bloque obstétrico del Hospital de Toledo

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, visitó hoy las nuevas dependencias del Bloque Obstétrico-Ginecológico del Complejo Hospitalario de Toledo, que se pondrá en marcha la próxima semana y a cuya construcción y equipamiento el Gobierno de Castilla-La Mancha ha destinado cerca de dos millones de euros, con el fin de ofrecer una mayor calidad asistencial a las pacientes.

Estas obras han supuesto un cambio de ubicación del área de paritorios y de las urgencias ginecológicas, que hasta la fecha estaban situadas en la planta baja. Ahora han sido trasladadas a la primera planta del Hospital Virgen de la Salud aumentando los espacios disponibles, ya que se ha pasado de 837 a 1.153 metros cuadrados, informó la Junta en un comunicado.

Según señaló el consejero, además de incrementar los espacios destinados a la actividad asistencial, con el traslado del Bloque Obstétrico a la primera planta se ha conseguido dotar a este departamento de más luminosidad ya que en la nueva ubicación todas las dependencias tienen luz natural, haciendo más agradable la estancia.

Más espacios y espacios más agradables, lo que sin duda contribuirá a un mejor desarrollo de la actividad asistencial por parte de los profesionales y, sobre todo, a una mayor confortabilidad para las mujeres que dan a luz en el Hospital de Toledo.

"La calidad, seguridad y confort que se ofrecerá a las madres será excelente", afirmó Lamata, quien añadió que la calidad de esta nueva infraestructura iguala a las que existen en los hospitales más avanzados de España.

"Y por eso el orgullo de todos los que trabajamos en esta gran empresa que es Castilla-La Mancha de ir mejorando paso a paso. En el Servicio de Salud tenemos excelentes profesionales, pero requieren también que vayamos mejorando las condiciones de habitabilidad y los medios tecnológicos", apostilló.

INSTALACIONES

El nuevo bloque obstétrico-ginecológico dispone de tres paritorios y de un quirófano para urgencias obstétricas, una unidad de reanimación con dos puestos, ocho salas de dilatación, una sala de puerperio con seis puestos, dos consultas y tres salas de exploración para las urgencias ginecológicas, así como una unidad de observación con tres camas. Además, cuenta con una sala de fisiopatología fetal con cinco puestos, además de diferentes áreas de trabajo.

A la hora de diseñar el nuevo Bloque Obstétrico-Ginecológico se han tenido en cuenta determinados aspectos que inciden en la línea que viene trabajando la Consejería destinada a humanizar aún más el parto. En este sentido, los tres paritorios cuentan con el equipamiento necesario para la atención al recién nacido sin salir del propio paritorio. Asimismo, dispone de una unidad de reanimación para las mujeres a las que se ha realizado una cesárea, con lo que se evita separar a la madre del hijo en las primeras horas de vida.

Otra de las novedades que se han introducido gracias a la ejecución de estas obras es la incorporación en uno de los paritorios de una mesa de parto multifuncional en la que se puede dar a luz hasta en seis posiciones distintas, tal y como ha explicado la responsable del servicio, la ginecóloga María Luisa Cañete, quien ha agradecido a la Consejería la ejecución de estas obras "que nos van a permitir ofrecer un mejor servicio a las pacientes".

Por otra parte, el consejero de Salud y Bienestar Social avanzó que además de mejorar las instalaciones de está área asistencial del Hospital, el Gobierno regional va a incrementar su plantilla con la incorporación de 4 matronas más y 3 nuevas auxiliares de enfermería. De esta manera, el servicio estará integrado por 28 matronas, 21 auxiliares de enfermería y 8 celadores, además de 38 ginecólogos.

Durante la visita, el consejero estuvo acompañado por el gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, y del gerente del Complejo Hospitalario de Toledo, Ramón Gálvez.