El Colegio de Enfermería denuncia que este año ya se han producido dos agresiones graves contra enfermeras

Subraya que uno de los factores que influyen en las agresiones que sufre el personal sanitario es la saturación de las Urgencias en los hospitales

PALMA DE MALLORCA, 4 (EUROPA PRESS)

Dos enfermeras de Baleares ya han sufrido en lo que va de año una agresión grave por parte de un paciente o un familiar del mismo, quienes las golperaron con gran violencia e incluso utilizando elementos contundentes, por lo que una vez recuperadas, recurrieron al seguro de asistencia legal del Colegio de Enfermería, mediante el cual se les sufragó los gastos económicos derivados del ejercicio de acciones judiciales contra el agresor y se les prestó asistencia psicológica.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta del Colegio de Enfermería de Baleares, Antonia Martín, informó de que en ambos casos, su organismo no sólo prestó asesoría jurídica a las víctimas, sino que se personó como acusación particular, al igual que, según recordó, hizo durante las agresiones violentas que sufrieron tres enfermeras en el 2008.

Martín explicó que en 2007, el Colegio decidió contratar una póliza de agresiones por un importe de 33.000 euros anuales, con el fin de dar cobertura jurídica y psicológica a las enfermeras que han sufrido agresiones y, sobre todo, a aquéllas que no tienen derecho a los servicios jurídicos que proporciona el Ib-Salut, debido a que trabajan en centros sanitarios privados.

Por otra parte, estimó que una de las causas que pueden provocar las agresiones al personal de enfermería es la "sobresaturación" que existe actualmente en los servicios de Urgencias de los hospitales de Baleares, sobre todo, según apuntó, en el de Son Llàtzer, que es el centro que atiende a un mayor número de población.

Así, indicó que además del Plan de prevención de la violencia, puesto en marcha por el Ib-Salut, sería necesario que la Conselleria de Salud y Consumo hiciese un estudio para conocer cuál es la situación real de las agresiones al personal sanitario en las islas, de cara a conocer los factores que originan esta violencia contra enfermeras y médicos.

"Cuando hablamos de agresiones, no nos referimos a las que puede cometer un paciente con un trastorno psiquiátrico o un niño que muerde a un enfermero, ya que estos casos entran dentro de las situaciones que pueden suceder a diario, sino que hablamos de agresiones injustificadas y violentas de pacientes o familiares como tirar una silla a una enfermera o darle un puñetazo", subrayó.

FACTORES ESTRUCTURALES

Así, Martín recordó que "vivimos en una sociedad violenta", pero, a su juicio, la Conselleria debería estudiar cuáles son los factores estructurales que influyen para que se produzcan agresiones, como, a su juicio, pueden ser las listas de espera o la "masificación" de las Urgencias en los hospitales, que, en ocasiones, pueden generar una pérdida de la paciencia por parte de los pacientes o sus familiares.

En esta línea, recalcó que los enfermeros hacen "esfuerzos tremendos" para dar la atención que se merecen los ciudadanos, pero, en su opinión, quizá se debería analizar una mejora de los puntos de información en los servicios de Urgencias, con el fin de que los pacientes y sus familiares sepan las causas por las que, en un momento determinado, pueden tardar en atenderles, debido a la existencia de pacientes más graves.

Por ello, apuntó que, a lo mejor, se debería explicar mejor a la población los sistemas de criba que existen en los servicios de Urgencias, con el fin de que los ciudadanos no pierdan la paciencia cuando, aveces, tienen que esperar durante un largo periodo de tiempo, debido a que su caso no reviste tanta gravedad como otro que sí requiere de una atención inmediata.

En esta línea, Martín manifestó que se debe mentalizar a los ciudadanos de que en el sistema público se debe esperar para ser atendido, teniendo en cuenta que el servicio que se les va a ofrecer va a ser "el mejor, porque la sanidad española es de las mejores de Europa"

"Aunque aveces percibamos mal la sanidad pública, estamos a la delantera respecto a otros países europeos porque ofrecemos servicios a toda la población de las islas con independencia de su salario y procedencia, algo que no sucede en otros países del mundo", resaltó la presidenta del Colegio de Enfermería de Baleares, quien, admitió, no obstante, que quedan "muchas cosas por mejorar".

En este sentido, consideró que para evitar la saturación en las Urgencias de los hospitales, se debería explicar mejor a la ciudadanía que en determinadas situaciones que no sean realmente urgentes, deben acudir a los Puntos de Atención Continuada (PAC).

"SON MUY POCOS LOS VIOLENTOS"

Preguntada sobre si considera que se debería reforzar la seguridad en los Hospitales de Baleares con la presencia de agentes policiales para evitar agresiones, Martín consideró que los pacientes "no deben ser vigilados por la Polícia como si estuvieran en una prisión, teniendo en cuenta que son muy pocos los violentos".

Además, destacó que los guardias de seguridad que hay en los servicios de Urgencias y en los diferentes centros de salud tienen un "importante efecto disuasorio", ya que son personas "tremendamente útiles y colaboradoras" ante cualquier situación de violencia.