En 2008 se produjeron en Navarra 124 agresiones a trabajadores del Servicio Navarro de Salud

Salud presenta el protocolo de actuación ante agresiones a personal dependiente del SNS

PAMPLONA, 3 (EUROPA PRESS) En el año 2008 se produjeron en Navarra un total de 124 agresiones (67 verbales y 57 físicas) a personal trabajador del Servicio Navarro de Salud (en 2007 se produjeron 127). Salud Mental fue el servicio que más agresiones registró con 71 casos, de los que 41 fueron físicas, seguido de Atención Primaria (18 casos) y Urgencias, con 10 sucesos de este tipo.

Así lo expusieron esta mañana en rueda de prensa el subdirector de Personal y Relaciones Laborales del SNS, Gabriel Izpura, y la jefa de la Sección de Prevención y Riesgos Laborales, Nieves Sagüés, que presentaron un protocolo de actuación ante agresiones dirigido a personal dependiente del Servicio Navarro de Salud (SNS).

Desde que existe registro de agresiones en el Servicio Navarro de Salud se han judicializado un total de nueve casos y en todos ellos se les ha dado la razón a los trabajadores.

En cuanto a agresiones por centros de trabajo, 29 tuvieron lugar en Atención Especializada Extrahospitalaria (AEE) y ambulatorios (10 verbales, 19 físicas), 5 en Atención Primaria (4 de ellas verbales), 17 en el Área de Tudela (12 verbales, 5 físicas), 11 en el Área de Estella (9 verbales y 2 físicas), 47 en el Hospital de Navarra (21 verbales, 25 físicas) y 15 en el Hospital Virgen del Camino (8 verbales, 5 físicas).

Según los datos por puestos, 52 de las 124 agresiones las sufrieron auxiliares de enfermería (33 verbales, 18 físicas); 46 de ellas, personal de enfermería (14 verbales y 30 físicas), 18 personal facultativo (6 verbales, 12 físicas), 6 celadores (la mitad físicas y la otra mitad verbales), otra agresión verbal se dirigió a un psicólogo y otra del mismo tipo, a un Técnico Especialista en Anatomía Patológica (TEAP).

El protocolo de actuación ante agresiones dirigido a personal dependiente del Servicio Navarro de Salud, que fue aprobado el pasado 31 de marzo por el Comité de Seguridad y Salud y que se adapta al Plan Global de Agresiones del Gobierno de Navarra, describe las actuaciones a seguir en caso de que el personal adscrito al SNS sea objeto de una agresión externa durante su trabajo por parte de usuarios, pacientes o de sus familiares o acompañantes.

Según se desprende de este documento, se entenderá por agresión externa "todas aquellas conductas que impliquen violencia verbal (amenazas o insultos) o bien violencia física (agresiones o conductas intimidatorias) de las que sea objeto el personal del Servicio Navarro de Salud provenientes de personas ajenas al mismo".

El protocolo, entre los puntos que trata, incluye cómo actuar ante una agresión, asistencia sanitaria y apoyo psicológico disponible para el agredido, comunicación del suceso, asesoramiento legal, denuncia de los hechos ante el órgano competente y actuación con respecto a daños materiales que pudieran derivarse de comportamientos violentos.

DESCRIPCIÓN DEL PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

En cuanto al primero de los puntos, la actuación ante una agresión, el protocolo indica que, en primer lugar, se debe solicitar auxilio a resto de compañeros y compañeras o avisar al vigilante de seguridad si lo hay. Si la violencia persiste y en función de la gravedad de la agresión, se sugiere solicitar ayuda externa llamando al teléfono de emergencias 112.

Si como consecuencia del ataque la persona necesita asistencia sanitaria, deberá acudir al Servicio de Urgencias más cercano, donde recibirá tratamiento y se le emitirá el correspondiente informe médico o parte de lesiones -documento que constituye una prueba pericial-. Dada que la agresión física tiene consideración de accidente de trabajo, también se puede acudir a un centro asistencial de Mutua Navarra.

En cuanto a la comunicación de la agresión, el protocolo establece la siguiente pauta: el suceso debe primero ponerse en conocimiento del responsable inmediato de la persona agredida, quien informará, a su vez, a la Dirección del Centro o responsable de Personal. Posteriormente, la persona agredida y su responsable cumplimentarán un documento, disponible a través de la intranet sanitaria, que llega directamente al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales (SPRL) del Servicio Navarro de Salud y a la Unidad de Personal del ámbito que corresponda.

El SPRL ofrece a la persona agredida tanto apoyo psicológico como asesoramiento legal, en el caso que lo desee. Este último se gestiona desde el Servicio de Régimen Jurídico del Servicio Navarro de Salud. Tras este asesoramiento, si la persona agredida lo desea, podrá interponer la correspondiente denuncia ante cualquier dependencia policial u órgano judicial. Por parte de la dirección del centro o responsable de personal, se podrá designar a alguien para acompañar a la persona afectada durante estos trámites.

En el caso de que se deriven daños materiales como consecuencia de violencia externa sufrida en el ejercicio de la actividad profesional, el protocolo indica que éstos se tramitarán en cada centro de acuerdo a lo expuesto en la Guía de Orientación Jurídica.