Expertos elaboran un manual de asistencia al inmigrante para ayudar a los médicos a superar "barreras culturales"

Los pacientes de origen chino son los más "reacios" a la hora de acudir a la consulta por causa del idioma

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Formación Novartis presentó hoy el 'Manual de atención al inmigrante' para ayudar a los facultativos de Atención Primaria y de Medicina Familiar a superar las "barreras culturales y lingüísticas" en el manejo clínico de los pacientes extranjeros.

En concreto, se trata de una guía elaborada por más de cuarenta autores que, además de los aspectos clínicos de la atención de los inmigrantes, revisa aspectos sociales e incluye una aproximación a las particularidades del paciente según su lugar de procedencia.

La obra viene acompañada del 'software' 'Universal Doctor Speaker', un CD-ROM que incluye terminología clínica básica en nueve idiomas distintos para ayudar al médico a comunicarse con los pacientes extranjeros que no dominen el castellano.

Según los doctores responsables del Comité Editorial de esta publicación, Joaquín Morera, Alberto Alonso y Helena Huerga, el objetivo es "reconocer los aspectos diferenciales que afectan a la salud del inmigrante y saber manejar patologías con las que pueden acudir por ser prevalentes en sus países de origen".

En este sentido, el manual incorpora especificaciones sobre las particularidades que pueden presentar los pacientes procedentes de Latinoamérica, el Magreb, Europa Oriental, el África Subsahariana y China, elaborados por profesionales procedentes de estos países.

Repartidos en tres áreas: social, clínica y geográfica, los contenidos ofrecen una fotografía de la situación de la inmigración en España y de las desigualdades en salud "como una revisión de cuestiones éticas y legales relacionadas con la atención sanitaria a estos pacientes", explica el Instituto de Formación Novartis.

LA SITUACIÓN DE LOS PACIENTES CHINOS

Como ejemplo, exponen el caso de los ciudadanos chinos. El Doctor Domingo Ly Pen, médico de familia en Madrid, explicó que "el primer problema que plantean en la consulta es el lingüístico, ya que ni ellos suelen hablar castellano ni el médico chino; su vocabulario, de hecho, está limitado habitualmente a términos comerciales", de modo que tienen dificultades para describir los síntomas.

"Frecuentemente este paciente no sólo no está seguro de que el sanitario le haya entendido bien, sino que tampoco sabe con certeza y claridad cómo ni para qué tomar el tratamiento que le han pautado", apuntó Ly, que ejerce como médico de la colonia china en Madrid.

"El paciente de origen chino prefiere acudir a remedios caseros ante problemas de salud leves y sólo acude al médico ante situaciones graves", explicó este experto. No obstante, "hay muchos mitos que desterrar sobre esta comunidad ya que ni la acupuntura sirve para todo ni la dieta es peor que la española", aseguró el doctor Ly.

En este sentido, señaló que subsisten "importantes diferencias culturales entre paciente y médico, ya que todo paciente, independientemente de su etnia, atribuye sus problemas a algo; y este algo puede ser incomprensible para el médico occidental en el caso de los enfermos de origen chino".

No obstante, aunque las generalizaciones son "inaceptables" para el manejo clínico, sí hay rasgos comunes entre los ciudadanos chinos, ya que los problemas de salud que suelen referir, además de los comunes a la población autóctona, están habitualmente vinculados a "hepatopatías crónicas relacionadas con la hepatitis B, accidentes domésticos, patologías gástricas y alergias", explicó Ly.