Gobierno balear dice sobre la polémica de los médicos que se prioriza la sanidad frente al conocimiento del catalán

PALMA DE MALLORCA, 03 (EUROPA PRESS)

La portavoz del Gobierno balear, Joana Barceló, remarcó hoy, tras la polémica existente con la aprobación del decreto que regulará los conocimientos del catalán en la sanidad que llevó a que más de 2.000 médicos y enfermeros se concentrasen esta misma semana en Palma, que se ha "priorizado de manera clara" la sanidad frente a los conocimientos que estos profesionales deben tener de la lengua catalana.

En declaraciones a los periodistas tras dar cuenta de los acuerdos aprobados en el Consell de Govern, Barceló remarcó que "nadie" se quedará sin empleo por este motivo puesto que el decreto posibilita que "durante tres años tengan unos conocimientos de entendimiento básico" del catalán.

No obstante, manifestó que en el archipiélago nunca había tenido lugar una "confrontación artificial" como la que se está desarrollando actualmente. Asimismo, subrayó que se han "rebajado totalmente" los requisitos y remarcó la necesidad de que se evite cualquier "uso partidista" de este tema.

Barceló remarcó que el decreto aprobado tendrá aplicación en la próxima convocatoria de oferta pública de empleo del Servicio de Salud de Baleares, mediante la cual la Conselleria sacará a oposición más de 4.000 plazas vacantes para las diferentes categorías, la primera que realiza el Ejecutivo desde el año 2002.

Asimismo, lamentó la "permanente confusión que algunos están provocando" sobre este asunto y recordó que "todo el mundo" se podrá presentar a la convocatoria, así como que "nadie" se quedará sin empleo por este motivo.

La portavoz manifestó que se mantuvo un "acuerdo institucional" sobre la lengua en el Estatut, "que hace nada aprobamos entre todos", por lo que exigió a todos "responsabilidades para actuar en consecuencia". Así, señaló que para el Govern es "clave" tanto la sanidad como la calidad de este servicio.

Barceló no quiso pronunciarse sobre las diferentes cifras que se barajan en cuanto a los asistentes que acudieron a la manifestación celebrada contra el decreto en la que se solicitó la dimisión del conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs.

No obstante, mostró su "preocupación" sobre cómo "hacer entender" a la población que, para sacar una convocatoria pública, se necesitan estructurar unas pruebas y, en éstas, debe haber un espacio en el que se establezcan los conocimientos de "nuestra lengua". Aún así, reconoció que los requisitos se han rebajado respecto a otros funcionarios.