La Comunidad ultimará la próxima semana el proyecto de Ley que permite elegir médico o enfermera

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Gobierno regional ultimará la próxima semana el proyecto de Ley que permitirá a los madrileños elegir pediatra y enfermera en Atención Primaria así como la libertad de elección de servicio y hospital en Atención Especializada, y que tendrá como consecuencia la aplicación del Área Única Sanitaria.

Así lo adelantó hoy la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que en rueda de prensa explicó que el Consejo de Gobierno había estado escuchando el primer informe sobre el proyecto de Ley de libre elección de médico, mientras que el segundo lo tendrán en su poder "la semana que viene".

"Hemos estado debatiendo las posibilidades de elección en Atención Primaria del pediatra, la enfermera, y del médico en la especializada, cómo se puede elegir", señaló la dirigente autonómica, quien aseguró que como "no es un tema fácil de hacer", le están "dando vueltas al texto exacto del proyecto de Ley" y en el momento en que esté ultimado, se remitirá al Consejo Económico y Social (CES).

En este sentido, y antes las críticas que está recibiendo por parte de la oposición y sindicatos por el hecho de seguir adelante con este proyecto, Aguirre explicó que el Área única es una consecuencia de la libre elección del médico, que tampoco "es imprescindible", y que el objetivo del Proyecto de Ley es "que los madrileños sepan que tiene derecho a elegir el médico y enfermera de su preferencia, tanto en la Primaria como en la especializada".

Asimismo, se refirió a la información publicada ayer por el diario ABC referida a que una de los consecuencias de la libertad de elección de médico es la reducción del número de liberados sindicales en la sanidad pública madrileña, puesto que podrían pasar de 900 a 90.

Para Aguirre, como ha expresado en otras ocasiones, los liberados sindicales en una época de crisis "es algo que todos" se tienen que replantear, tanto las administraciones públicas como los sindicatos, porque, a su juicio, los ciudadanos no entienden este concepto.

"Los ciudadanos no entienden que pueda haber tantas personas liberadas de ejercer su puesto de trabajo, liberadas entre comillas, es decir, que su trabajo no consista en realizar ese trabajo para el que fueron formados y para el que se examinaron en la administración pública, sino en otro tipo de trabajos, cuando no agitaciones", criticó la presidenta.

En cuanto a las críticas sobre su "política privatizadora" en la Sanidad madrileña, Aguirre fue tajante: "El fantasma de la privatización es el que se agita siempre que no se quiere dar una explicación seria sobre lo que en realidad ocurre".