Los médicos de Urgencias comienzan mañana una huelga para exigir a la Administración un negociación de condiciones laborales

OVIEDO, 22 (EUROPA PRESS) El Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa) llama mañana a la huelga a los cerca de 180 facultativos de los servicios de Urgencias de la red hospitalaria asturiana. El paro se llevará a cabo entre los días 23 y 27 de marzo, con el propósito de exigir a la Administración sanitaria la "negociación" de las condiciones laborales de estos profesionales, así como que se garantice que "la reforma no llevará implícita la merma de derechos o retribuciones". Según indicaron hoy, fuentes del Simpa a Europa Press, el paro continuará hasta que el Principado no cite al sindicato a sentarse para mantener una negociación "formal". "Vivimos una situación con la administración regional que raya la locura al no querer sentarse con nosotros y nadie se va a reír de los médicos de Urgencias a estas alturas de la película", señalaron las mismas fuentes. El Simpa incidió en trasladar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía garantizando que "las huelgas nunca se hacen contra los pacientes y ésta menos que ninguna". Por eso, afirmó que los usuarios no van a notar la huelga, "sí a sentir", con unos servicios mínimos que estima del 100 por cien. No obstante, los médicos en huelga dejarán de realizar las actividades vinculadas a su puesto, salvo la atención asistencial. También indicarán a los usuarios los motivos de la huelga, entre los que destaca la falta de "voluntad negociadora" por parte del Servicio de Salud del Principado (Sespa) para abordar los cambios en las condiciones laborales que pretende implantar en los servicios de Urgencias. Asimismo, de no conseguir alcanzar la negociación a través de la presión de la huelga, los facultativos de Urgencias no descartan nuevas actuaciones reivindicativas, incluidas más convocatorias de paro, que se analizarían después del 27 de marzo. Los médicos de Urgencias rechazan cambios de horarios, turnos y guardias sin acuerdo con el sindicato mayoritario entre el colectivo; al tiempo que dicen sentirse "discriminados" respecto al resto de especialistas hospitalarios. También critican el decreto sobre retribuciones para el personal al servicio de la Administración del Principado, por "perjudicar" a los profesionales de urgencias al modificar el componente singular de las condiciones de trabajo vigente desde 1992. Asimismo, el sindicato reprocha al Ejecutivo asturiano que rechace el diálogo alegando que el Simpa no firmó en su momento el acuerdo sobre la reforma sanitaria que sí rubricaron los sindicatos UGT y CCOO, ya que se siente legitimado al tener afiliados a más del 40 por ciento de los facultativos. También piden que se reduzca la "penosidad" del trabajo de los servicios de Urgencia Hospitalaria, con un incremento de las plantillas en función de criterios de objetivos de actividad, presión asistencial y complejidad de la asistencia; junto con las garantías de exención a la realización de trabajo nocturno para los facultativos que cumplan 50 años. Además, solicitan con carácter "urgente" que se proceda a la actualización de los conceptos retributivos que perciben los médicos de Urgencias; y disponer de las mismas condiciones que el resto de médicos especialistas.