Thomàs atribuye la movilidad de los médicos en Baleares a motivos profesionales y niega que el Decreto sea la causa

El PP tilda la normativa de "despropósito" y afirma que la intención del PSIB es "contentar a sus socios nacionalistas" PALMA DE MALLORCA, 01 (EUROPA PRESS) El conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, manifestó hoy que si hay algún médico que se quiere desplazar de Baleares, es un hecho que "pasa cada día" por motivos "normalmente profesionales o familiares", por lo que negó que el traslado de los especialistas responda al Decreto de Catalán elaborado por el Govern para establecer esta lengua como requisito a la hora de acceder al sistema sanitario público. Durante la inauguración del nuevo centro de salud de la Escola Graduada, en Palma, el titular de Salud respondió así a las informaciones publicadas hoy que revelan que hasta 39 facultativos de Ibiza han comunicado su intención de abandonar la isla a causa del Decreto, a lo que Thomàs aseveró que el sector sanitario balear tiene un grado de movilidad "muy importante" y aseguró no creer que la normativa sea causante de las renuncias. Tras afirmar que las noticias recibidas desde la Gerencia del Hospital de Can Misses "no coinciden con estos titulares", el conseller incidió en que no hay constancia de que los médicos hayan manifestado por escrito su intención y aseguró que en el momento en que este anuncio sea "documentalmente cierto", el Servei Balear de Salut (Ib-Salut) adoptará las medidas "oportunas". Es por ello que Thomàs puso "en cuestión" las informaciones publicadas, al tiempo que consideró "muy peligroso lanzar mensajes irresponsables que crean alarma a la ciudadanía cuando no han sido documentados". Asimismo, aseveró que los sindicatos han sido "perfectamente informados desde el primer momento" de que el Decreto contiene una disposición adicional que concede dos años de exención a aquellos profesionales recién llegados para que adquieran conocimientos de lengua catalana. Por su parte, la diputada del PP y portavoz de Salud del partido, Aina Castillo, tildó la normativa, en el mismo acto, de "despropósito" ya que el catalán "en ningún caso puede ser un requisito". Así, lamentó que habiendo una "falta de especialistas" en la Comunidad Autónoma, éstos "optarán por irse a otra región" y aseveró que la exención de dos años "no resolverá el problema", ya que si no acreditan conocimientos de la lengua tras dos años de acceder a una plaza "serán expulsados del sistema sanitario". "NO EXISTE CONFLICTO LINGÜÍSTICO""Hubiera sido todo mucho más sencillo si el catalán fuese un mérito", agregó la ex consellera de Salud, quien recordó que una reciente encuesta reveló que "sólo" un 0,7 por ciento de los médicos desconoce el catalán, por lo que "si no existe conflicto lingüístico", subrayó que el Govern debe centrarse en "otros suficientemente importantes" como acortar las listas de espera y ofrecer nuevas prestaciones. En esta misma línea, recriminó que el Ejecutivo "se meta en un problema que crea división social y desmotivará a los profesionales a la hora de venir a trabajar". En su opinión, la actuación del Govern responde más "a motivos políticos", al considerar que la intención del PSIB es "contentar a sus socios nacionalistas poniendo trabas en un servicio público esencial".