Clausurado el foro Ágora Talentia con el llamamiento a gobiernos y empresarios a comprometerse con el talento

PAMPLONA, 12 (EUROPA PRESS) El foro Ágora Talentia, celebrado entre ayer y hoy en Baluarte y que ha reunido a más de 300 expertos, fue clausurado esta mañana con la lectura de la 'Declaración Navarra sobre el Talento', en la que se hace un llamamiento a los gobiernos, empresarios, instituciones educativas y particulares a comprometerse con el desarrollo y fomento del talento "como una prioridad urgente". En la lectura de la declaración participaron el vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda; José Manuel Ayesa, en representación de Fundación Navarra para la Diversificación del Tejido Empresarial (FNDTE), y Enrique de Mulder, comisario técnico de Ágora Talentia. En el documento se plantea en primer lugar el talento como un concepto complejo, no sólo determinado por la educación sino también por múltiples factores y que puede además ser de tipos diversos: técnico, innovador, emprendedor, cívico y ético o social y emocional. Además, también se detallan cuatro vías para que una sociedad se base en el talento: crearlo e identificarlo, atraerlo, retenerlo y activarlo. Concretamente, el primer aspecto hace referencia a la necesidad de mantener unas fuertes instituciones educativas, proporcionando una formación de alta calidad y garantizando el desarrollo de las competencias básicas en el alumnado, entre otras medidas. En lo referente a atraer el talento, se pide a las instituciones educativas, administrativas y empresariales que lo premien o retribuyan para desarrollarlo mejor y en lo que atañe a retenerlo, la cuestión reside principalmente en desarrollar una amplia oferta de empleos bien remunerados para evitar el fenómeno conocido como 'fuga de cerebros'. Por último, se hace referencia a la necesidad de desarrollar medidas para activar el talento en un contexto como el actual, marcado por el azote del elevado desempleo. El documento concluye asegurando que "Europa y el mundo están en la encrucijada de una nueva era" marcada por la "transición de una economía basada en la tierra, la mano de obra y el capital" a una "sociedad global basada en el conocimiento". Para todo ello, se destaca la necesidad de que colaboren estrechamente diversos agentes tales como los individuos y las familias, instituciones educativas, corporaciones y gobiernos, y legisladores. En suma, se pone de manifiesto la importancia de "ayudar a cada individuo" a "llegar a ser todo lo que aspire a ser", conformando una sociedad "más fuerte, más próspera y socialmente más cohesionada, donde el talento sea apreciado y potenciado". "Juntos, podemos y marcaremos la diferencia", concluye la declaración.