Economía.-La Eurocámara reclama un mayor seguimiento del mercado para evitar la especulación en la cadena alimentaria

ESTRASBURGO (FRANCIA), 26 (EUROPA PRESS) El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy un informe sobre el precio de los alimentos en el que piden medidas contra la especulación en la cadena alimenticia, que provoca la caída de los ingresos de los agricultores a pesar de que los consumidores pagan cada vez mayores precios por los productos. Entre las principales medidas propuestas en el documento --adoptado con 390 votos a favor, 112 en contra y 71 abstenciones -- figura un sistema de seguimiento del mercado, la creación de una base de datos con precios de referencia, el fomento de la asociación entre los productores y el impulso al consumo de productos locales. De acuerdo a la ponente del informe, la socialista griega Katerina Batzeli, el precio que paga un consumidor europeo por un alimento en el mercado es, de media, "hasta cinco veces mayor que el precio a la salida de la explotación (agrícola)". Este incremento se debe, a su juicio, principalmente a la "especulación sobre los productos agrícolas básicos", aunque también al grado de transformación de los productos y al aumento de la concentración a lo largo de la cadena alimenticia. Por ello, los eurodiputados consideran "más necesario que nunca" revisar los instrumentos de regulación de los mercados y piden una estrategia europea para el comercio justo que impida a los minoristas aumentar sus márgenes de beneficios escudándose en un etiquetado de 'comercio justo'. También creen que un sistema europeo de seguimiento del mercado para registrar las tendencias de los precios durante la cadena de distribución beneficiaría a la "transparencia". La Eurocámara alertó de las prácticas anticompetitivas de empresas con gran cuota de mercado que establecen "acuerdos de exclusividad o vinculación obligatoria de productos", lo que constituye "un grave retroceso" para la competencia "sana". También señaló las ventajas "económicas claras y notorias" que permite a las grandes empresas reducir los costes y los precios y reclamó a Bruselas que no ignore los efectos distorsionadores del abuso de posición que "se observa en el sector minorista y, en cierta medida en el mayorista". Los eurodiputados recomendaron, asimismo, que se cree una base de datos europea a la que tengan acceso los ciudadanos y en la que se informe de los precios de referencia de productos alimenticios, medios de producción, salarios o impuestos en los diferentes países de la Unión Europea. Además, abogaron por colaborar con la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO) para fundar un observatorio internacional de los precios de los alimentos. Finalmente, propusieron impulsar organizaciones de productores, cooperativas u organizaciones similares para ayudar a "reequilibrar su peso en la cadena alimenticia y aumentar el poder de negociación de los agricultores" dentro de la cadena de distribución.