Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria prevé impulsar medidas para mejorar la calidad de los productos autóctonos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 (EUROPA PRESS) El Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), organismo autónomo adscrito a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias, prevé articular un paquete de medidas para mejorar la calidad diferenciada de los productos canarios. Esta propuesta se expuso en el Consejo Rector del ICCA, órgano en el que también están representados los cabildos, donde se explicó que se pretende modificar el Decreto que regula el sistema agrícola de producción integrada en las islas, así como regular tanto el etiquetado y control de los productos ecológicos, como el de la certificación de vinos amparados por una denominación de origen u otra identificación geográfica protegida. En este sentido, y según informó el Gobierno canario en nota de prensa, el director del Instituto, Guillermo Díaz, señaló que estos trámites se han iniciado para simplificar los procedimientos administrativos y facilitar que los productores se acojan a sistemas de certificación de la calidad diferenciada. De esta forma, la modificación del decreto de producción integrada, método "respetuoso con el medio ambiente", tiene como objetivo simplificar los trámites burocráticos y las cargas administrativas a las empresas, además de facilitar, tanto a operadores como a certificadores, la obtención del sello de calidad diferenciada, y de esta forma favorecer que puedan ser beneficiarios de ayudas europeas que se convocan para ello y acceder al mercado a través de canales comerciales hasta ahora no asequibles. En lo que respecta a la agricultura ecológica, se pretende actualizar toda la información que debe figurar obligatoriamente en el etiquetado según la legislación vigente, así como la implementación del logotipo canario con el fin de seguir ahondando en la diferenciación de la producción local. Para ello, se está trabajando en una propuesta de Decreto para determinar el etiquetado que deben presentar los productos obtenidos atendiendo a los criterios de la agricultura ecológica y a los controles que deben pasar las explotaciones. Díaz avanzó, en relación con la propuesta de Decreto de control de los vinos con Denominación de Origen (D.O) de las islas, que se persigue establecer un sistema de control para ayudar a dar mayor protagonismo a los consejos reguladores en el examen de la calidad de los vinos. En cuanto al futuro sistema de autocontrol será similar al que se emplea en otras administraciones públicas. El sistema prevé que todo productor se responsabilice de la actividad que desarrolla, debiendo realizarla de acuerdo con la normativa aplicable, un modelo que se detallará próximamente al pleno del Consejo de la Viña y del Vino, donde están representadas las diez D.O, asociaciones de viticultores y bodegueros y administraciones locales.