Más de 3.000 celiacos de Euskadi reivindican mayor atención a su enfermedad en diversas jornadas festivas

El 90% de los celíacos españoles desconoce que padece la enfermedad y se estima que una de cada diez personas es celíaco potencial

BILBAO, 20 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Celíacos de Euskadi-Euskadiko Zeliakoen Elkartea (EZE) y las Asociaciones de Celíacos de Álava y Gipuzkoa celebrarán el 27 de mayo, Día Internacional de la persona celíaca, con la organización de diferentes actos en los tres territorios históricos, en los que más de 3.000 celiacos vascos reivindicarán mayor atención a su enfermedad.

El primero de los actos programados tendrá lugar el 22 de mayo en el centro cívico Clara Campoamor de Barakaldo. Dos días más tarde, el 24 de mayo, será el turno de la capital alavesa, con una jornada que se desarrollará en la Plaza de los Fueros. El día 27 se llevará a cabo una campaña de sensibilización social, a través de los medios de comunicación, centrada en la capital guipuzcoana para dar a conocer el día a día de las personas afectadas por esta enfermedad.

La directora de la Asociación de Celiacos de Euskadi, Mireia Apraiz, señaló que la enfermedad celíaca es la patología intestinal más frecuente en España y se estima que 450.000 personas podrían padecer esta enfermedad, aunque sólo el 10 por ciento están diagnosticados. "Bajo estos cálculos, puede decirse que existen aproximadamente 20.000 celíacos potenciales en el País Vasco, si bien sólo alrededor de 3.500 están diagnosticados", precisó.

Asimismo, añadió que "el 90 por ciento de los celíacos españoles desconoce que padece esta enfermedad, aún así se estima que una de cada diez personas es celíaco potencial, es decir, sin diagnosticar".

Las personas celíacas padecen una intolerancia permanente al gluten, proteína presente en el trigo, la cebada, el centeno, la espelta, el kamut y posiblemente la avena. La ingesta de gluten produce una atrofia de las vellosidades del intestino que conlleva una mala absorción de los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

El único tratamiento es llevar una alimentación libre de gluten durante toda la vida y, de esta manera, se consigue la normalización clínica y funcional de la enfermedad. Apraiz destacó que "gracias al esfuerzo de muchos profesionales de la medicina y de las asociaciones de enfermos celíacos, así como de la propia FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) se está consiguiendo que esta enfermedad sea más conocida y se diagnostique mejor".

A pesar de que España cuenta con una industria pionera mundial en la fabricación de productos especiales para celíacos, todavía "el 80 por ciento de los productos elaborados que encontramos en las estanterías de los supermercados no son aptos o no ofrecen garantías de seguridad para su consumo por celíacos", indicó.

En ese sentido, destacó que el seguimiento de una dieta sin gluten supone un gasto extra de cerca de 1.500 euros anuales por persona. "Si tenemos en cuenta que en una familia puede haber más de una persona celíaca, en ocasiones hasta 3 ó 4, puesto que se trata de una enfermedad genéticamente determinada, entenderemos que el seguimiento de la dieta sin gluten puede resentir seriamente la economía familiar", denunció Apraiz.

REIVINDICACIONES DEL COLECTIVO

Este colectivo reivindica una mayor implicación de las administraciones en la resolución de los problemas relativos a la seguridad alimenticia y al etiquetado del gluten de todos los productos que se comercializan, así como la inclusión de productos específicos sin gluten en las prestaciones sanitarias, para proteger la salud de las personas celíacas al igual que se protege la salud del resto de ciudadanos y campañas de información a la población general sobre la enfermedad celiaca.

También piden mayor implicación en el diagnóstico y seguimiento del enfermo celíaco en atención primaria y especializada; la obligatoriedad de incluir menús aptos para personas celíacas al menos en comedores y cafeterías de los organismos públicos, centros escolares, universidades, hospitales, estaciones, aeropuertos y la recomendación de incluir dichos menús en todos los establecimientos de restauración; y el fomento de la investigación analítica y clínica.

FIESTA EN BARAKALDO

La Asociación Celíaca de Euskadi-Euskadiko Zeliakoen Elkartea (EZE) ha organizado un evento el próximo viernes para celebrar el día Internacional del celíaco, que tendrá lugar en el Centro Cívico Clara Campoamor de Barakaldo a las 18.00 horas.

"Será una fiesta familiar amenizada por un conocidísimo showman baracaldés, los celíacos serán los auténticos protagonistas", avanzó Apraiz, para matizar que, aunque está orientado especialmente a las personas que padecen la enfermedad celíaca, "están invitadas tanto personas celíacas como no celíacas".

JORNADA EN VITORIA

La Asociación de Celíacos de Álava (EZEBA), por su parte, ha organizado una jornada en la Plaza de los Fueros de Vitoria el domingo, que comenzará a las diez de la mañana y se prolongará hasta las tres de la tarde. Habrá hinchables, chocolate con bizcochos sin gluten y talleres artísticos manuales.

La jornada acogerá un concurso gastronómico en el cual participarán Ana Pérez Vicario, de la Escuela Diocesana de Hostelería de Vitoria y los pasteleros Luis Sosoaga y Ramón Lapieza. Además, habrá un espacio ambientado con magia por Patxi Viribay y se reconocerá a la celíaca más veterana (con 90 años) y a la más joven (con 18 meses). Asimismo, se presentarán las bases del I Certamen fotográfico "Vivir sin gluten" sobre la vida de las personas con enfermedad celíaca que comienza el próximo mes de septiembre.

SENSIBILIZACIÓN SOCIAL EN GIPUZKOA

La Asociación de Celíacos de Gipuzkoa (EZEGUI) llevará a cabo el 27 de mayo una importante campaña de información a la población, para trasladar a la calle el día a día de las personas celíacas. Se harán entrevistas a diferentes personas afectadas para que cuenten, de primera mano, que supone vivir sin gluten, "en una sociedad claramente marcada por la cultura del trigo", señaló Apraiz.

Para la realización de entrevistas se contará con una familia guipuzcoana con tres miembros celíacos de tres generaciones distintas entre sus componentes, una abuela de 81 años, una madre, y un hijo de 16 años.