Mascarillas, lavado de manos y formularios en la vuelta a clases en México

  • México, 11 may (EFE).- Estrictas medidas higiénicas como lavarse las manos con gel desinfectante, llevar mascarilla y responder a un cuestionario sobre los síntomas de la gripe A marcaron hoy la vuelta a clase de 20 millones de niños mexicanos, después de dos semanas de suspensión por la epidemia.

México, 11 may (EFE).- Estrictas medidas higiénicas como lavarse las manos con gel desinfectante, llevar mascarilla y responder a un cuestionario sobre los síntomas de la gripe A marcaron hoy la vuelta a clase de 20 millones de niños mexicanos, después de dos semanas de suspensión por la epidemia.

Ana Karina López, profesora de quinto de primaria en el colegio José de Tapia Bujalance, en el sur de la Ciudad de México, explicó a Efe que la semana pasada se realizó una limpieza a fondo de todo el centro, incluidos los libros y cuadernos que estaban en los pupitres de los niños, en la que incluso ayudaron los padres.

Hoy, y todos los días hasta que el ministerio de Educación diga lo contrario, los niños deberán llevar una mascarilla puesta al entrar al colegio.

Además, les darán gel antibacterial para que se limpien las manos y deberán contestar a un cuestionario que incluye preguntas sobre si han tenido recientemente dolor de cabeza, tos, estornudos, congestión nasal, catarro, fiebre, dolor muscular o alergias.

Si un niño responde afirmativamente a una pregunta, será apartado del grupo hasta que el director del centro hable con sus padres.

Si contesta que sí a más de tres, y la dirección del colegio lo considerase oportuno, se le llevará al médico y no podrá volver al centro sin un certificado del doctor que indique que no tiene gripe A.

Los profesores también deben llevar mascarilla y tener más gel en la clase para ponérselo a los niños antes y después de salir del aula, aunque solo vayan al baño.

Adriana Martínez, profesora de primero de primaria del mismo colegio, explicó que a sus alumnos los está haciendo sacar de la mochila libros, cuadernos y estuches para que ella pueda desinfectarlos con unas toallitas impregnadas con cloro (lejía).

"Nosotros (los profesores) somos un filtro muy importante para detectar la enfermedad, de hecho desde que entran al salón estamos viendo a ver si tienen alguno de los síntomas", comentó.

Respecto a los más de quince días sin clases, explicó que "lo primero es tomar las medidas necesarias para que los niños estén seguros en la escuela", aunque confió en que se recuperarán de alguna forma.

Daniel Michel, alumno de segundo de primaria, aseguró que ya tenía ganas de volver a clase y que no le da miedo llevar mascarilla.

Su compañero Óscar Uriel, de cuarto de primaria, está convencido de que esta semana les van a enseñar también qué tienen hacer para prevenir el contagio.

Adriana Rodríguez, su madre, ha insistido mucho en que se debe de lavar mucho las manos y no tocar a los compañeros, al menos hasta que todo vuelva a la normalidad.

Para Rodríguez, ya era hora de que abriesen los colegios porque la emergencia sanitaria "era una pérdida de tiempo para los niños", ya cansados de estar encerrados en casa.

Otra madre, Mariana de la Cruz, confesó que tiene algo de miedo a que sus hijos se contagien, pero confió en la eficacia de las mascarillas y en que ningún otro niño acuda al colegio si tiene síntomas gripales.

Alejandro, de sexto de primaria, y su hermana Paulina, de tercero, recordaron que no deben llevarse las manos a la cara para evitar el contagio.

Otro padre, Armando Castro, coincidió en que tenían que haber regresado a clase antes.

"Es solo una enfermedad y hay medicamentos y demás, aunque obviamente hay que tener ciertas normas para que los niños no se contagien y no nos contagiemos todos al mismo tiempo", sostuvo.

Sin embargo, la maestra Francisca Hernández, directora del colegio José Guadalupe Zuno, de la localidad de Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México, reconoció que de los 891 alumnos que tienen, hoy mandaron cinco de vuelta a casa por mostrar síntomas de la gripe A.

El ministerio de Educación ha anunciado que las dos semanas de clase perdidas serán compensadas con un aumento de las horas lectivas diarias o ampliando el calendario escolar.

En siete de los 32 estados mexicanos todavía se mantiene la suspensión de clases hasta el próximo 18 de mayo, después de registrarse allí varios casos sospechosos.