Raúl hace un llamamiento ante la jornada del "fútbol contra el hambre"

  • Madrid, 18 mar (EFE).- El capitán del Real Madrid, Raúl González, hizo hoy un llamamiento "para que la gente se implique" en la jornada "El Fútbol Profesional Contra el Hambre" que se desarrollará el próximo fin de semana en todas las ligas europeas.

Raúl hace un llamamiento ante la jornada del "fútbol contra el hambre"

Raúl hace un llamamiento ante la jornada del "fútbol contra el hambre"

Madrid, 18 mar (EFE).- El capitán del Real Madrid, Raúl González, hizo hoy un llamamiento "para que la gente se implique" en la jornada "El Fútbol Profesional Contra el Hambre" que se desarrollará el próximo fin de semana en todas las ligas europeas.

La jornada, incluida en la campaña europea de sensibilización contra el hambre, abarcará diversos actos en los campos de fútbol, donde los jugadores portarán camisetas con el número 963 impreso, en alusión a los millones de personas que sufren hambre en el mundo.

"Creo que hasta que los gobiernos no lo quieran solucionar va a ser complicado, pero toda la ayuda es importante. Quiero hacer un llamamiento para que la gente se implique de verdad, todos pongamos de nuestra parte, ayudemos y que todos colaboremos. Es un momento en el que todos nos deberíamos de implicar muchísimo mas", dijo Raúl durante la presentación de esta iniciativa.

El capitán madridista, que lleva desde 2004 colaborando con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) como Embajador de Buena Voluntad, reconoció que durante los viajes que ha podido hacer como representante de este organismo ha comprobado que "toda ayuda es poca".

"En dos años hay 110 millones más de personas que pasan hambre. Ayudando he tenido la suerte de hacer viajes como a Senegal y poder ver a esas personas sin nada que comer. La FAO está haciendo un gran trabajo con proyectos que no cuestan mucho dinero, ayudando a cultivar sus propios alimentos", dijo tras asumir la obligación de educar a sus hijos (4) "en ser solidarios".

La jornada contra el hambre, que la LFP ya celebró hace dos años y ahora ha trasladado a la Agrupación de Ligas Europeas (EPFL), pretende transmitir un mensaje urgente sobre la gravedad del problema del hambre en el mundo e invitar a todos los aficionados a colaborar para su erradicación.

Además de los actos en los campos, desde el 14 de marzo y hasta el domingo 22, tiene lugar una campaña telefónica de recaudación a través de mensajes de móvil para que quienes quieran colaborar lo hagan con el envío de mensajes con la palabra FAO al 7788.

El coste del mensaje es de 1,20 euros más IVA y la recaudación íntegra se destinará a la financiación de microproyectos contra el hambre con los que la FAO dota de recursos a familias y comunidades pobres para que puedan producir sus propios alimentos en lugares como Venezuela, Cabo Verde, Mauritania o India.

El presidente de la LFP, José Luis Astiazarán, recordó que la campaña pretende "movilizar la buena voluntad de las personas" y expresó su confianza "en que sea un paso más para hacer realidad los objetivos de FAO a través del fútbol".

Astiazarán, que también ha participado en viajes de FAO a países como Egipto, insistió en la "implicación del fútbol profesional" ante este problema. "El fútbol profesional se ha unido en toda Europa, habrá actos en más de cien estadios. En España los 42 clubes van a participar y han hecho un gran esfuerzo solidario", dijo.

Germán Rojas, director de la Oficina de la FAO en España, agradeció la "total entrega" de Raúl y la iniciativa de la LFP, que ha hecho que se involucren el resto de ligas europeas, y recordó que en todo el mundo se han ejecutado 2.700 proyectos -algunos inferiores a 7.000 euros- en 130 países por una cifra superior a 22 millones de euros.

"Hace dos años afectaba a 854 millones de personas, ahora son 963. La magnitud del problema del hambre requiere inversiones anuales de 30.000 millones de dólares y obviamente con 'sms' no se va a solucionar, pero detrás de esto hay un símbolo, aunque deben ser los gobiernos en los países en vías de desarrollo los que deben poner el problema en el primer lugar de sus agendas", comentó.