Defectos congénitos se asocian con concebir en primavera o verano

WASHINGTON, 31 (EUROPA PRESS) Un estudio publicado en la edición de abril de la revista médica Acta Paediatrica ha identificado por primera vez que los índices de defectos congénitos en Estados Unidos son superiores para las gestantes que concibieron en primavera y verano. Los investigadores también hallaron que este periodo de incremento del riesgo es correlativo al del uso de pesticidas en aguas de superficie en muchas zonas de Estados Unidos. Tras estudiar los 30,1 millones de nacimientos en Estados Unidos contabilizados entre 1996 y 2002, los investigadores han encontrado una fuerte asociación entre el incremento en el número de defectos congénitos en niños de mujeres cuyo último periodo menstrual antes del embarazo tuvo lugar en abril, mayo, junio o julio, justo en la época del año en que se elevan los niveles de nitratos, atrazina y otros pesticidas. Mientras muchos de esos compuestos, incluido el herbicida atrazina, que está prohibido en Europa pero sigue autorizado en Estados Unidos, son sospechosos de ser dañinos para el desarrollo embrionario, este es el primer estudio que asociado un incremento en su concentración estacional en el agua en superficie con el pico en los defectos congénitos en niños cconcebidos en esos mismos meses. La correlación entre el mes de la última menstruación y altos niveles de defectos congénitos fue estadísticamente significativa en la mitad de las 22 categorías de defectos congénitos incluidos en la base de datos del Centro de Control de Enfermedades, incluyendo espina bifida, labio leporino y síndrome de Down. "Los defectos de nacimiento, que afectan a un 3 por ciento de los recién nacidos en Estados Unidos, son una de las principales causas de muerte infantil. Lo que más nos preocupa es que si nuestras sospechas son correctas y los pesticidas están contribuyendo al riesgo de defectos congéntios, podemos revertir o modificar los factores que están causando estas dolencias", explicó el doctor Paul Winchester, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana y principal autor del estudio.