Dos de cada tres niños que nacen en Chile son hijos de madres solteras

  • Santiago de Chile, 26 feb (EFE).- Dos de cada tres niños que nacen en Chile son hijos de madres solteras, de acuerdo con los datos del Registro Civil correspondientes a 2008.

Dos de cada tres niños que nacen en Chile son hijos de madres solteras

Dos de cada tres niños que nacen en Chile son hijos de madres solteras

Santiago de Chile, 26 feb (EFE).- Dos de cada tres niños que nacen en Chile son hijos de madres solteras, de acuerdo con los datos del Registro Civil correspondientes a 2008.

En concreto, un 64,65 por ciento de los retoños nacen fuera del matrimonio, y sólo en un 35,35 por ciento de los casos los padres han legalizado su unión, informa hoy el diario El Mercurio.

Las cifras reflejan el vuelco en las relaciones familiares que se ha producido de forma progresiva en los últimos 50 años, ya que en 1960 sólo un 15,9% de los niños nacieron fuera del matrimonio.

Esa transformación social tuvo su punto de inflexión en 2001, cuando por primera vez el número de chilenos hijos de padres casados fue inferior al de descendientes de personas solteras.

Esta tendencia está estrechamente vinculada con la caída en el número de matrimonios, cuya cifra bajó de 74.745 en 1998 a 57.404 en 2008, y que contrasta con la relevancia de la religión en un país en el que en 2006 un 63% de los habitantes se declaraba católico.

A ello se une el hecho de que los chilenos no valoren de la misma forma el matrimonio, que las mujeres tengan cada vez menos hijos y los conciban más tarde, y que el embarazo adolescente se mantenga aún en torno al 27%.

La socióloga Viviana Salinas, del Instituto de Sociología de la Universidad Católica, señala asimismo que las mujeres chilenas toman cada vez más la decisión de casarse de acuerdo con su situación vital y no motivadas por la presión social.

"Aquellas de menos recursos y más jóvenes no se casan con su pareja por temor, porque el sujeto no tiene un trabajo estable, tiene problemas con la ley o ejerce violencia sobre ella, y aquellas con más edad y recursos no lo hacen por esta tendencia mundial más posmoderna a mantener abierto el horizonte futuro", explica.

Además, la convivencia es cada vez más aceptada, ya que en 2008 un 42% de los encuestados creía que las parejas que viven juntas deberían casarse cuando deciden tener un hijo, un porcentaje que en 2006 era del 54%, según el sondeo Bicentenario 2008 UC-Adimark.