El descenso de fertilidad espontánea provoca que a los 40 años la esterilidad en la mujer baje hasta el 70%, según expertos

MADRID, 18 (EUROPA PRESS) El descenso de fertilidad espontánea provoca que a los 40 años la esterilidad en la mujer sea de alrededor del 65-70 por ciento, según informó el responsable de la Unidad de Menopausia del Hospital de Valme (Sevilla), el doctor Antonio Estévez, durante las VII Jornadas Internacionales de la Sociedad Latina de Medicina de la Reproducción (SOLAMER), celebradas en Sevilla. Alrededor de los 35 años se inicia en la mujer un deterioro progresivo de la fertilidad que continúa de un modo creciente hasta el cese total de la función ovárica. "Se trata de un deterioro no sólo cuantitativo sino cualitativo que afecta a la calidad ovocitaria y se traduce tanto en la dificultad para conseguir el embarazo como en una mayor tasa de pérdidas reproductivas y en una mayor incidencia de cromosomopatías", apuntó el doctor. Según el doctor Estévez, "la causa primaria de esta situación es la edad de los propios ovocitos. Así, la mujer nace con un número fijo de óvulos, de forma que el huevo que se ovula en un mes determinado está en la mujer prácticamente igual desde el inicio de su vida". Este hecho se suma a que, en una mujer de más años, se dan con frecuencia embriones anormales que dan lugar a fallos en la implantación e incremento del número de abortos. "Además", añadió, "con el paso de los años, disminuye progresivamente el número de óvulos en el ovario y se producen más ciclos sin ovulación". "A pesar de todo", explicó este experto, "en la actualidad, la alternativa de la donación de ovocitos es válida y con resultados muy satisfactorios en estas pacientes, siempre que no sobrepasen algunos límites". RIESGOS EN LA PERIMENOPAUSIA Aunque la tasa de fertilidad espontánea es inferior al cinco por ciento, existe la posibilidad de que la mujer se quede embarazada de forma natural durante la etapa de la perimenopausia. En palabras de la responsable de la Unidad de Reproducción del Hospital de Valme en Sevilla, la doctora Virginia Caballero, "para evitar embarazos no deseados, y aunque la tasa de fertilidad es muy baja a partir de los 40 años, la mujer debe utilizar métodos anticonceptivos eficaces". "En este caso es aconsejable el DIU de levonorgestrel. En esta etapa de la mujer son frecuentes las hemorragias uterinas disfuncionales y este método, además del efecto anticonceptivo, tiene un efecto terapéutico ampliamente demostrado para este tipo de manifestaciones clínicas", explicó esta experta. El embarazo a estas edades conlleva "riesgos añadidos, tanto para la madre como para el hijo", que se derivan fundamentalmente de la edad materna avanzada: mayor tasa de prematuridad, mayor incidencia de enfermedades maternas relacionadas con la salud cardiovascular, así como una "probabilidad aumentada" de restricción del crecimiento fetal intrauterino dando lugar a nacimientos de niños de bajo peso que precisarán cuidados especiales en el periodo neonatal y pueden tener secuelas de mayor o menor gravedad, informó. "Estos factores hacen que el embarazo en la perimenopausia se considere de alto riesgo", aseguró la doctora.