España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad

  • Madrid, 17 feb (EFE).- España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad, sólo por detrás de Francia y Alemania, al practicarse en 2006 un total de 80.000 ciclos de reproducción asistida.

España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad

España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad

Madrid, 17 feb (EFE).- España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad, sólo por detrás de Francia y Alemania, al practicarse en 2006 un total de 80.000 ciclos de reproducción asistida.

El presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, Buenaventura Coroleu, ha presentado hoy, en una rueda de prensa, los últimos datos recogidos por la organización en un registro en el que han participado voluntariamente 130 centros que realizan estas técnicas.

En 2006 se produjeron en este país más de 30.000 ciclos de inseminación artificial y más de 50.000 fecundaciones in vitro y microinyección espermática.

El 2 por ciento de los nacimientos registrados en España durante ese año se debieron a estas técnicas, mientras que en 2005 el porcentaje fue del 1,6 por ciento.

El doctor ha destacado que en España las tasas de embarazos logrados están muy por encima de la media europea, con un 39 por ciento, frente al 30 por ciento de la Unión Europea.

El 80 por ciento de las pacientes que siguen un tratamiento in vitro tienen un edad comprendida entre treinta y cuarenta años, y el 55,7 por ciento de las receptoras de ovocitos superan los cuarenta.

En cuanto a las causas de esterilidad más frecuentes, el factor masculino estuvo presente en el 32,7 por ciento de los casos, el femenino es responsable del 26,4 por ciento mientras que las causas mixtas han estado presentes en el 23,3 por ciento.

José Antonio Castilla, coordinador del registro, ha destacado que la tasa de gestaciones únicas ha aumentado paulatinamente en detrimento de los embarazos múltiples de los últimos años.

El experto ha resaltado que se ha observado una tendencia a disminuir el número de embriones transferidos, logrando por cuarto año consecutivo que las trasferencias de dos superen a las de tres.

En cuanto a los partos, más del 75 por ciento han sido únicos, los dobles siguen descendiendo del 30 por ciento en 2005 al 21,9 en 2006 y los triples representan cifras mínimas -1,7 por ciento-. El número de abortos se aproxima al 17 por ciento.

A pesar del descenso de partos múltiples, los porcentajes del registro español son superiores a la media europea, un 24 por ciento frente a un 20 por ciento aproximadamente.

"Si queremos seguir bajando la tasa de embarazo múltiple ya no debemos transferir dos embriones, sino que debemos empezar a transferir un solo embrión", ha subrayado Coroleu, quien ha recordado que así se hace en países como Suecia, Finlandia o Bélgica.

Castilla ha animado a los centros de reproducción asistida a que opten por implantar un solo embrión -actualmente en el 60 por ciento de las trasferencias se utilizan dos-, por ser mejor para la salud de la madre, reducir la morbilidad de los neonatos y conllevar un coste menor que un embarazo múltiple.

Sin embargo, los expertos han coincidido en que no es viable el imponer por ley la implantación de un solo embrión, dado que el 80 por ciento de las clínicas que realizan estas técnicas son privadas.

Por su parte, el director general de Terapias Avanzadas y Trasplantes, Augusto Silva, ha anunciado que a finales de este año se pondrán en marcha los registros nacionales de centros y actividades asociadas a reproducción humana asistida, una de las principales demandas de información de ciudadanos y profesionales.

El registro incluirá una detallada información sobre las técnicas asociadas a Reproducción Humana Asistida que se efectúan en cada uno de los centros, así como su eficacia y porcentaje de éxito.

Silva ha avanzado además que el departamento que dirige Bernat Soria espera finalizar en 2010 el registro de donantes de gametos, que requerirá un desarrollo informático que garantice la confidencialidad junto con la colaboración de las comunidades autónomas.