Expertos piden a la Reina que hable sobre conciliación en sus intervenciones públicas

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El Comité Ejecutivo del III Congreso Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, presidido por Ignacio Buqueras y Bach, fue recibido hoy en el Palacio de la Zarzuela por S.M. la Reina Doña Sofía, a la que solicitaron que hable sobre conciliación en sus intervenciones públicas y privadas "siempre que sea posible". Según señaló Buqueras en su discurso, la puesta en marcha de unos horarios racionales es "la premisa básica para que la igualdad sea una realidad". De todos modos, agradeció "la sensibilidad y apoyo" de la Casa Real "por el mejor uso del tiempo y las propuestas de la Comisión Nacional". En este sentido, recordó que el año pasado su Majestad el Rey Don Juan Carlos recibió al Comité Ejecutivo del II Congreso Nacional y, posteriormente, presidió el Comité de Honor del III Congreso Nacional, celebrado en Tarragona a finales de 2008. Por este motivo, solicitaron que acompañe a S.M. el Rey en la Presidencia del Comité de Honor del IV Congreso Nacional que se celebrará en Valencia, los días 17 y 18 de noviembre próximos. "SUPERAR RUTINAS" Por otro lado, en su reunión, los expertos explicaron a la Reina "los logros obtenidos" en materia de horarios en España e hicieron un llamamiento para "superar rutinas, malos hábitos, y razonamientos inadecuados". "Ni nuestros usos horarios siempre han sido los actuales, ni nuestro clima mediterráneo nos debe marcar al igual que no lo hace con los demás países de nuestra área", señaló Buqueras en su discurso. Además, en alusión al actual momento económico, el experto también advirtió de que "la superación de la crisis no debe comportar más horas de trabajo". "Hay que optimizar el tiempo, hay que abandonar la cultura del presentismo muy tercermundista, y pasar a una cultura de la eficiencia buscando la excelencia, si deseamos ser competitivos en un mundo cada día más globalizado, complejo y difícil, pero con grandes oportunidades". "Más horas de trabajo sólo nos llevarán a reducir aún más nuestra productividad, una de las más bajas de Europa, porque no somos robots", concluyó.