Los hospitales públicos de la provincia atendieron más de 15.900 partos durante el pasado año

MÁLAGA, 8 (EUROPA PRESS)

Los hospitales públicos malagueños atendieron en 2008 un total de 15.902 partos, 225 más que el año anterior, en el que se registraron 15.677. De los partos atendidos en 2008, 310 fueron partos múltiples --296 fueron gemelares y 14 fueron con más de dos niño--.

Por hospitales, en el Regional de Málaga, se registraron un total de 6.997 partos, de los que 203 fueron gemerales y 14 con más de dos niños; en el Costa del Sol, se atendieron 3.633 partos --56 gemerales--; en el Virgen de la Victoria, 1.902 --7 gemerales--; en el Comarcal de la Axarquía, 1.363 --12 gemerales--; en el Área Sanitaria Norte de Málaga, 1.098 --9 gemerales--; y en el Área Sanitaria Serranía, 909 --9 gemerales--, según informó la Junta a través de un comunicado.

El nivel de información y aplicación de la anestesia epidural para mitigar los dolores del parto se mantuvo en niveles similares al pasado año, según los datos de la última encuesta de satisfacción realizada por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA) para la Consejería de Salud. De esta forma, en Andalucía, el 98,4 por ciento de las mujeres conocen su derecho al uso de anestesia epidural y en el 80 por ciento de las mujeres encuestadas fue posible su uso.

En cuanto al grado de satisfacción por el trato recibido durante el parto, el 88,4 por ciento de las andaluzas encuestadas consideran buena o muy buena la atención recibida, un punto más que en 2007.

La Consejería de Salud realiza actuaciones asistenciales y de promoción de la salud para garantizar un adecuado seguimiento de las mujeres gestantes, de las que acaban de dar a luz y de los recién nacidos.

Una característica importante de la atención al embarazo en Andalucía es el seguimiento de todas las gestaciones normales desde atención primaria, a través de la captación precoz de las embarazadas antes de la semana 12 y la realización de exploraciones, pruebas analíticas y diagnósticas de manera periódica.

El objetivo de estas pruebas es garantizar el correcto desarrollo del feto y la buena salud de la madre y, en caso de que se detecte algún problema, derivarla a la atención especializada.

Asimismo, la Consejería de Salud está reforzando sus políticas de humanización de la atención al parto con medidas específicas que tienen por objeto dotar a los hospitales de entornos "más cómodos" para este proceso, la promoción de la lactancia materna, hacer el proceso del parto más natural, una atención multicultural al embarazo, parto y puerperio, y una mayor participación del hombre en la crianza.