El 20% de las enfermedades las causan los factores ambientales

  • Madrid, 26 mar (EFE).- El 20 por ciento de las enfermedades que se desarrollan en los países industrializados tiene su origen en aspectos ambientales que, entre los menores de catorce años, provocan la muerte de tres de cada diez enfermos.

Madrid, 26 mar (EFE).- El 20 por ciento de las enfermedades que se desarrollan en los países industrializados tiene su origen en aspectos ambientales que, entre los menores de catorce años, provocan la muerte de tres de cada diez enfermos.

"Los niños son especialmente vulnerables a las exposiciones ambientales continuas" que pueden causar enfermedades crónicas que muchas veces "se manifiestan décadas después", según el presidente de la Sociedad Española de Salud Ambiental, José Vicente Martí.

En su participación en la jornada sobre la Salud Ambiental y Cambio Climático organizada por la Real Academia de Medicina, Martí ha explicado que en los últimos veinte años se ha registrado un considerable aumento de las infecciones respiratorias en los países industrializados.

El origen de estas enfermedades, que son la principal causa de mortalidad infantil en menores de cinco años, está en la contaminación del aire y en la exposición a sustancias peligrosas como el plomo, el metilmercurio, o algunos disolventes y pesticidas.

"Debemos ser conscientes de que la contaminación atmosférica, principalmente relacionada con las partículas finas y el ozono a nivel del suelo, es una importante amenaza para la salud porque afecta al desarrollo de los niños y disminuye la esperanza de vida".

Martí explica que hacen falta más recursos para la investigación en sanidad ambiental porque es un área referida a la salud pública que "permite identificar, caracterizar, vigilar, controlar y evaluar los efectos de los riesgos químicos, biológicos o físicos que están en el medio ambiente" y que causan la muerte de millones de personas cada año.

El catedrático de Radiología de la Universidad Complutense, José Luis Carreras, advierte de que el cambio climático y sus efectos puede incidir en la salud pública porque "ya nadie duda de que se está produciendo un calentamiento de la tierra que puede acentuarse en los próximos años" y que causará cambios extremos en el clima.

En ese sentido, el director del Instituto Catalán de Ciencias del Clima, Xavier Rodó, advierte de que "aunque hay mucha mitología sobre el asunto", el riesgo de que el cambio climático traiga enfermedades nuevas o raras al Mediterráneo "es real".

"En el futuro crecerán los extremos climáticos" y aunque aún no hay datos suficientes para saber con exactitud lo que ocurrirá, "sabemos ya que el área mediterránea será de las que más padecerá las consecuencias del calentamiento global".

No obstante, matiza que la aparición y desarrollo de algunas enfermedades nuevas o tropicales dependerá de múltiples factores como el grado de inmunidad de la población, las condiciones atmosféricas y, sobre todo, las medidas sanitarias.

Por eso, puntualiza, aunque se está extendiendo que la malaria llegará a España, "no es una enfermedad que deba preocuparnos mucho" porque el mosquito que la transmite (el anófeles) necesita un tipo de condiciones que no se darán aquí, lo mismo que el cólera que, gracias al control de las aguas y las medidas sanitarias, no podrá ser nunca una epidemia en un país desarrollado.

Otras, sin embargo, como las enfermedades zoonóticas (se transmiten de animales vertebrados a hombres) o las provocadas por algún vector como el alimenticio, son "extraordinariamente difíciles de controlar" como la salmonella, el rotavirus, el dengue, la leismaniasis, la fiebre amarilla o la encefalitis japonesa.

Rodó sostiene, no obstante, que deberían preocuparnos más los efectos más inmediatos del cambio climático como las olas de calor (como la de 2003) o los desastres naturales porque esos efectos indirectos del clima son "los que más amenazan nuestra supervivencia".