La carne quemada puede incrementar el riesgo de sufrir cáncer pancreático

  • Redacción Internacional, 21 abr (EFE).- La carne cocinada a altas temperaturas hasta el punto de quemarse o chamuscarse "puede incrementar el riesgo" de sufrir cáncer pancreático, según los datos presentados en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación contra el Cáncer.

La carne quemada puede incrementar el riesgo de sufrir cáncer pancreático

La carne quemada puede incrementar el riesgo de sufrir cáncer pancreático

Redacción Internacional, 21 abr (EFE).- La carne cocinada a altas temperaturas hasta el punto de quemarse o chamuscarse "puede incrementar el riesgo" de sufrir cáncer pancreático, según los datos presentados en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación contra el Cáncer.

Cocinar la carne hecha o muy hecha ya sea a frita, a la plancha o en la barbacoa, puede formar agentes carcinógenos que no se crean cuando la carne se hace al horno o cocida.

Los datos fueron presentados por Kristin Anderson, profesora asociada de la Escuela de la Salud Pública de la Universidad de Minesota (Estados Unidos).

Anderson explicó que durante un tiempo sus investigaciones estuvieron centradas en el cáncer pancreático y que, junto a su equipo, quería identificar modos de prevenir esta enfermedad pues su tratamiento es muy limitado y normalmente es mortal en poco tiempo.

El equipo médico analizó los datos de 62.581 personas que proporcionaron información sobre su consumo de carne y preferencias en cuanto a la forma de cocinarla y el punto al que está hecha.

A lo largo de nueve años se identificaron 208 casos de cáncer de páncreas.

Los datos señalan que la preferencia por la carne cocinada a altas temperaturas "esta normalmente vinculada a un aumento del riesgo" de sufrir cáncer.

Las personas que preferían la carne muy bien hecha tenían casi un 60% más de posibilidades de desarrollar cáncer pancreático frente a los que la tomaban menos hecha o no la comían.

Anderson indicó que "no se puede decir con absoluta certeza que el riesgo aumente debido a las formaciones carcinógenas en la carne quemada".

De todas maneras, señaló que "quienes disfrutan con la carne frita o a la barbacoa deberían considerar bajar la temperatura o cortar los trozos quemados cuando está hecha" pues hay que cocinar la carne lo suficiente como para matar las bacterias, pero sin exceso.