Cae un 16% la notificación de nuevos casos de sida

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

En 2008 se diagnosticaron en España 1.283 casos nuevos de sida, una cifra que supone un descenso del 16 por ciento respecto al año anterior, y de un 80 por ciento respecto a los notificados en 1996, año previo a la generalización de los tratamientos antirretrovirales de gran actividad, según revelan los datos del último informe del Registro Nacional de Casos de Sida del Ministerio de Sanidad y Política Social.

Este trabajo muestra que existe un predominio de la transmisión por vía sexual, ya sea por relaciones heterosexuales u homosexuales, que en conjunto supone un 50 por ciento de los nuevos casos. En concreto, de este total, el 31,8 por ciento corresponde a relaciones heterosexuales no protegidas y el 18,1 por ciento a relaciones sexuales entre hombres. Además, la transmisión por vía parenteral ha supuesto el 37,1 por ciento de los casos.

Por otro lado, los casos notificados en el grupo de usuarios o ex-usuarios de drogas por vía parenteral (UDVP) disminuyeron un 22 por ciento, manteniéndose la tendencia descendente iniciada años atrás, y bajaron también los casos atribuidos a relaciones sexuales no protegidas, más de un 22 por ciento en su conjunto (8,9% en la transmisión heterosexual y 13,4% en las relaciones sexuales entre hombres).

En cuanto a los datos por sexo y edad, el 77,4 por ciento de los nuevos casos corresponde a hombres, la edad media al diagnóstico se sitúa en los 41 años, y la proporción de casos pediátricos (menores de 13 años) se sitúa en el 0,5 por ciento.

Hasta 1997 la proporción de casos de sida en personas cuyo país de origen no era España estuvo por debajo del tres por ciento y, a partir de 1998, la cifra subió progresivamente hasta alcanzar el 27,9 por ciento en 2008. Sin embargo, según informó el Ministerio de Sanidad y Política Social, el conjunto de la inmigración en España procede mayoritariamente de países con menor prevalencia del VIH, algo que demuestra que, hasta el momento, esta epidemia se ha producido fundamentalmente por transmisión autóctona del VIH, sin repercusiones derivadas de los movimientos de población internacionales.

A pesar del "acusado descenso" en prácticamente todas las categorías, España sigue siendo uno de los países con mayor incidencia de sida en Europa occidental. Por ello, para mantener la tendencia y mejorar la situación en las áreas más desprotegidas, la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida recomienda reforzar las medidas de prevención, especialmente dirigidas al uso del preservativo, y potenciar las intervenciones destinadas a promover la prueba del VIH, el consejo y el diagnóstico precoz de la infección en personas que hayan tenido prácticas de riesgo.