La OMS asegura que el 30% de los nuevos casos de VIH en la cuenca norte mediterránea son de inmigrantes

VALENCIA, 21 (EUROPA PRESS)

El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) José María García Calleja advirtió hoy de que el 30 por ciento de los nuevos casos de VIH detectados en la cuenca norte mediterránea, es decir en España, Francia, Italia y Portugal, corresponde a inmigrantes. Sin embargo, el presidente del XII Congreso Nacional sobre el Sida, que se celebra en Valencia, Enrique Ortega, manifestó que en la Comunitat los datos "son menores" al ser "cuantitativamente más importante la inmigración sudamericana, donde la infección tiene una incidencia muy baja", según informaron fuentes de la organización en un comunicado.

García Calleja explicó que otro 30 por ciento corresponde al perfil de HSH (homosexuales, bisexuales y transgénero, especificó), con la peculiaridad de que, en los últimos tiempos, la infección afecta a más personas jóvenes, menores de 30 años. Este riesgo puede aumentar en los próximos años, ya que "las personas jóvenes no tienen las vivencias sobre el sida de los años 80 y 90, lo que hace que la percepción del riesgo sea menor", señaló. Por último, el 40 por ciento restante corresponde a heterosexuales y otros grupos de diversas vías de transmisión.

Respecto a la cuenca sur del Mediterráneo, básicamente el Magreb, García Calleja señaló la "dificultad" de valorar los datos, por la "falta de información" y por "el contexto político y social". "Si no tenemos información que pueda favorecer acciones, es difícil dar respuesta a los problemas", dijo, aunque matizó que la incidencia del VIH en esta zona es "menor" que en el conjunto del Mediterráneo --30 por ciento de los infectados, frente al 70 por ciento en el norte--, gracias a que "la circuncisión actúa como factor protector, algo que se sabía pero que se ha demostrado científicamente muy recientemente".

En referencia al África subsahariana, el representante de la OMS se mostró "optimista" y afirmó que "el pico de la epidemia ha pasado" e, incluso, apuntó que "hay casos exitosos como Ruanda, Kenya o Zimbaue donde se han detectado cierta estabilización". "En África del sur hay ahora mismo 600.000 personas en tratamiento que hace cuatro o cinco años hubieran muerto", añadió García Calleja, quien agregó que está bajando la epidemia entre la gente más joven, pues "han visto morirse muchas personas a su alrededor y eso también tiene sus efectos", indicó.

"ACABAR CON LA XENOFOBIA"

Por su parte, el representante de Onusida Michael Bartos alertó de que en el tema de la prevención del sida "es clave acabar con las dinámicas xenófobas, que se vea la enfermedad como un problema en común del Mediterráneo y no como algo de los otros". De esta forma, aseveró que se podrá "controlar la epidemia". En este sentido, se mostró partidario de "alcanzar una dinámica positiva" y señaló que el "mayor reto" es poder tratar las epidemias "sin represión hacia las poblaciones inmigrantes", puesto que "no hay razón para temer en Europa la epidemia de África".

Bartos, sobre el tema de la prevención, apostó por "involucrar a las poblaciones de riesgo para que se sientan parte de la solución y no como parte del problema", dijo en relación a los HSH, los drogodependientes de inyectables o las trabajadoras del sexo.

En el caso de África del Norte, destacó la puesta en marcha "de respuestas discretas en algunos países y experiencias muy exitosas, aunque el discurso público sea muy cerrado por la forma de contemplar la homosexualidad". Respecto a España, Bartos resaltó que la repuesta ante el sida "llegó tarde", pero dio lugar con el tiempo a actuaciones "bastante implementadas y muy exitosas de control de la enfermedad".

No obstante, afirmó que "la dinámica de la epidemia en España es muy compleja, por la transmisión heterosexual y homosexual con ramificaciones de la inmigración, de las trabajadoras del sexo y la existencia de drogas intravenosas", concluyó.