A y UGT-A harán una segunda fase de protestas contra la crisis tras el Primero de Mayo y "dosificarán sus armas"

SEVILLA, 13 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos CCOO-A y UGT-A acometerán una segunda fase de movilizaciones contra la crisis económica después de que tenga lugar el Primero de Mayo, según anunció el secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, quien aseguró que las centrales sindicales andaluzas "seremos las que dosificaremos nuestras armas y gobernaremos nuestros tiempos".

En una entrevista con Europa Press, Carbonero precisó que tras las manifestaciones celebradas en todas las provincias, que culminarán con una gran manifestación el 22 de abril en Sevilla, se va a llevar a cabo una segunda parte de protestas tras el Primero de Mayo --que este año tiene su acto central en Málaga--, "aunque la forma de llevar a cabo esas movilizaciones debemos negociarlo con UGT-A, aunque serían diferentes".

"Iremos dosificando las movilizaciones y gobernaremos los tiempos en los que haremos esta segunda fase y aunque algunos tengan mucho interés por estar en una permanente movilización, gobernamos con sabiduría y tenemos que saber dosificar cuándo sacar la piedra del bolsillo", añadió.

Carbonero reconoció que CCOO-A "no descarta nunca la huelga general", aunque consideró que "no procede la huelga general en estos momentos, cuando no ha habido recortes importantes de derechos ni pérdida de protección social, por lo que la huelga no resolvería absolutamente ningún problema".

Tras asegurar que "sin ninguna duda" convocarían una huelga general en el caso de que se produzca una pérdida de derechos o no hubiera protección social, Carbonero apuntó que "si dentro de dos días hubiera una huelga general, al tercer día la situación no hubiera cambiado nada", por lo que, según aseguró, "no vamos a utilizar la contundencia de nuestras movilizaciones a destiempo, porque la huelga es lo mas contundente que tenemos y si no la hacemos en los tiempos adecuados, podemos tener una mayor debilidad ante una posible pérdida de derechos".

Por ello, lamentó la actitud de "aquellos que critican permanentemente y nos critican a los sindicatos porque no hacemos una huelga general", ya que, a su juicio, ésos "tienen poco interés en que hagamos o no huelga, quieren utilizarla como oposición política".

"Nosotros --los sindicatos-- no hacemos oposición política, ni se la hicimos al PSOE ni se la hicimos al PP, aunque a los dos les hicimos huelgas generales", aseveró Carbonero.

El dirigente sindical sí quiso destacar la unidad de acción que tienen tanto CCOO-A como UGT-A, de forma que, a su juicio, "los partidos deberían copiar nuestra actitud, pues los sindicatos somos adversarios en las elecciones sindicales, pero competimos desde el respeto".

Por ello, al igual que las centrales "refuerzan la unidad de acción frente a la crisis", los partidos deberían "reforzar su unidad de acción" en estos momentos.

A su juicio, es necesario "modificar la actual situación de permanente campaña electoral, que resta credibilidad a la clase política y la aleja del ciudadano". "Con esa actitud se alejan de los demás y se pierden valores democráticos", aseguró.