Aguirre y los sindicatos acercan por primera vez posiciones para llegar a un acuerdo sobre Caja Madrid

La próxima semana habrá una nueva reunión, además de un encuentro entre Aguirre y Gómez MADRID, 27 (EUROPA PRESS) La reunión celebrada ayer por la tarde entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y los secretarios generales de UGT y CCOO, José Ricardo Martínez y Javier López, terminó en un ambiente cordial y con la "voluntad de llegar a un acuerdo" sobre el futuro de Caja Madrid. En declaraciones a Europa Press, al término del encuentro, tanto el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, como los responsables sindicales subrayaron la importancia de la reunión celebrada ayer, en la que durante casi dos horas abordaron los principales temas de conflicto de la Ley de Cajas aprobada a finales de 2008, así como la reforma de los Estatutos y el Reglamento de Caja Madrid votados y rechazados en la Asamblea general de la entidad el pasado lunes. "Vamos a intentar un acuerdo para encontrar acomodo para todas las partes", dijo Beteta, que por primera vez reconoció que "no se excluye, ni se incluye tocar la Ley" propiamente dicha, origen de los enfrentamientos. "Ya se verá", sentenció, al tiempo que apuntó que sin ser "la noche de bodas" el encuentro de ayer es "el comienzo de una larga amistad". Fuentes de la Presidencia del Gobierno regional se ha "desbloqueado" el conflicto dentro de la entidad, al tiempo que subrayaron que ayer no se ha tratado la cuestión del futuro presidente de la caja. Durante las conversaciones a puerta cerrada, sin embargo, no se concretaron posibles modificaciones a la norma, pero UGT y Comisiones Obreras pudieron, además de afear a la presidenta el modo en el que se aprobó la Ley de cajas (dentro de una Ley de Acompañamiento y a través de enmiendas de última hora) , expresar sus líneas rojas y los elementos para ellos fundamentales de representación dentro de la futura Asamblea general de la entidad. El nuevo espíritu volverá a ponerse a prueba el martes de la próxima semana en otra reunión en la que volverán a verse representantes de los sindicatos con el consejero de Beteta, aunque en esta ocasión ya no será al más alto nivel. Por su parte, López indicó que éste ha sido "un buen principio" para lograr el objetivo de "encontrar un acuerdo lo más amplio posible entre las partes en un plazo corto". Martínez, asimismo, especificó que deberá ser una solución en la que "nadie se sienta excluido y cada quien tenga la representación que cada uno tiene de verdad, pues en la actualidad hay quien está sobre representado y quien está infrarepresentado". La reunión, que se celebró en el Palacio de Correos de la Puerta del Sol, se produjo a iniciativa de la propia presidenta, que telefoneó personalmente a los dos secretarios generales para convocarles a este encuentro, con el fin de encontrar una solución de consenso, pese a que el consejero Beteta tiene potestad, como tutor de Caja Madrid, para aprobar los nuevos Estatutos y el Reglamento que considere adaptados a la Ley. Al encuentro también asistió el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González. Aguirre ha convocado también al secretario general del Partido Socialista Madrileño (PSM), Tomás Gómez, para la próxima semana (con fecha por concretar), aunque todavía se desconoce si hará lo propio con su compañero de partido, Alberto Ruiz-Gallardón, actualmente uno de los más firmes detractores de la nueva Ley. A este respecto, Beteta apuntó que esa cuestión será resuelta dentro del Partido Popular. "El PP toma sus propias decisiones", indicó el consejero sin precisar si finalmente el acuerdo vendrá por mandato del presidente, Mariano Rajoy. Durante la reunión se abordó especialmente el margen de flexibilidad dentro de la Ley para mejorar la representación de los agentes sociales y las fuerzas políticas afectadas por la nueva Ley, especialmente dentro del sector de designación de vocales elegidos en nombre de los impositores (clientes), entidades representativas, representantes delegados de la Casa Real y representación de Ayuntamientos. La elección de los sindicatos para comenzar las negociaciones no es baladí, puesto que el acuerdo de CCOO y UGT fue el que a mediados de enero bloqueó la comisión de control de la entidad para detener la espiral de enfrentamiento entre los 'aguirristas' y la dirección de la Caja, que cuenta como principal aliado a Gallardón. Asimismo, el PSOE ha mantenido hasta ahora una postura de abstención a los nuevos Estatutos, respaldo a la ley vigente y mantenimiento del 'status quo' con el objetivo de favorecer la estabilidad de la entidad financiera.