(Ampliación) Méndez reprueba el conformismo de Solbes y reclama unidad política ante la crisis

Pide a los trabajadores que confíen en UGT y CC.OO. y quiere que el 1 de mayo se convierta en una "marea humana"

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, reelegido hoy en el cargo por otros cuatro años más, reprobó hoy el conformismo mostrado por el vicepresidente económico, Pedro Solbes, ante el panorama económico, "más negro que boca de lobo" dibujado por el Banco de España en su último boletín.

"El vicepresidente asiente y asume (este escenario) pero no dice nada más, de manera tal que podríamos deducir con enorme preocupación que es como si se tratara de decir que hasta aquí llegó la riada y eso no puede ser. Este escenario que el Banco de España define y el vicepresidente asume hay que trabajar para contrarrestarlo", subrayó.

En su discurso de clausura ante los delegados e invitados asistentes al 40 Congreso Confederal del sindicato, el dirigente de UGT indicó que para ello España "debe tirar de lo que tiene", es decir, de su capacidad para endeudarse y del hecho de que la banca española sea solvente.

En este sentido, afirmó que la banca debe inyectar liquidez a familias y empresas y advirtió de que, si no lo hace, el Gobierno "debería tomar decisiones para desbloquear esta situación".

Durante su intervención, Méndez también lanzó mensajes a la CEOE y a Gobierno y oposición. A la patronal española le pidió que "se baje del nido del águila de los programas de máximos y camine hacia el valle del entendimiento" .

El dirigente sindical recordó que los sindicatos firman cada año más de 4.000 convenios con la CEOE, convirtiéndose así en el "interlocutor natural" por excelencia de los representantes de los trabajadores. "Debemos entendernos. Yo entiendo cuando (la CEOE) dice que no firmará ningún acuerdo que perjudique a las empresas, pero creo que entenderán que nosotros no podamos tolerar que los trabajadores paguen aún más la crisis y por los cuatro costados: perdiendo empleo, salarios, ahorros y como consumidores", dijo.

UNIDAD POLÍTICA.

Aprovechando la presencia del presidente del PP, Mariano Rajoy, en la sala, Méndez reclamó a Gobierno y oposición "que no hagan la guerra por su cuenta" ante la crisis y se den cuenta de que gobiernos autonómicos de distinto signo político están capeando la recesión con medidas similares.

En este punto, dijo que sería importante que "se deslindara" el terreno de la oposición política de las relaciones con las instituciones. "En esta situación no es bueno que cada uno haga la guerra por su cuenta, y estoy hablando de las instituciones no de los partidos políticos", precisó.

Al respecto, Méndez instó a tomar en consideración su propuesta de convocar una conferencia sobre Empleo e Industria, que reúna a presidentes autonómicos y al Gobierno central, para definir líneas de acción coordinados que permitan "erigir un muro contra la destrucción de empleo y avanzar en un modelo de crecimiento económico menos vulnerable".

El dirigente sindical, que volvió a apostar por el diálogo social, reiteró que el objetivo fundamental de UGT ante la recesión económica será el de que se garantice la protección a los desempleados, "flexibilizando, modificando o cambiando" lo que sea necesario.

Asimismo, subrayó que sería fundamental un acuerdo entre promotores, constructores, administraciones y agentes sociales para impulsar el sector de la construcción en materia de infraestructuras, vivienda social y rehabilitación, porque daría un fuerte impulso a la salida de la crisis y frenaría la destrucción de empleo.

Méndez destacó que UGT sale de esta cita "más unida y más cohesionada" y con importantes retos por delante. El dirigente sindical, que reiteró su compromiso con la unidad de acción, le pidió a la clase trabajadora que confíe en CC.OO. y UGT, y a autónomos y agricultores que se afilien a las organizaciones que les corresponden dentro del sindicato (UPTA y UPA).

El secretario general de UGT cerró el acto exhortando a los trabajadores para que el 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo, "se convierta en una marea humana para proteger a los trabajadores y para exigir inversiones productivas".