AUGC denuncia que guardias civiles de Fuerteventura son obligados a aportar 20 euros mensuales para tinta y agua

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 (EUROPA PRESS)

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denunció hoy la "precaria" situación que viven los más de 40 agentes destinados en Morro Jable (Fuerteventura), quienes tienen que "poner" la cantidad de 20 euros mensuales para sufragar los gastos que originan la tinta del fax que se utiliza de forma oficial en el cuartel y el agua que beben los miembros del Instituto Armado en horario laboral.

AUGC aporta una comunicación interna dictada por el jefe de la Unidad en la que comunica la asistencia obligatoria a una sesión académica "a la que estaban obligados a asistir todos los miembros de la Unidad, excepto los que tuviesen día libre".

En este sentido, AUGC expresa su preocupación por el hecho de que los 8 guardias alumnos que prestan servicio en la Unidad y que son evaluados por el mando que recauda el dinero para el fax, puedan ser represaliados si se niegan a aportar los 20 euros. AUGC se pregunta si "bajarán sus calificaciones por este motivo".

Pero estas no son las únicas carencias que sufre esta Unidad de la Guardia Civil en Fuerteventura, ya que, según la asociación, la dotación cuenta con ocho emisoras portátiles, de las que una está asignada al Jefe de la Unidad, otra al Área de Investigación y las seis restantes, que son utilizadas por las patrullas de Seguridad Ciudadana "no funcionan".

De este modo, AUGC sostiene que esta situación "puede poner en riesgo la integridad física de los guardias durante cualquier actuación que requiera de apoyos, y perjudica gravemente al servicio, ya que si no se encuentran cerca del vehículo no tienen comunicación con el resto de unidades, y no pueden comunicar ni recibir cualquier incidencia que surja durante la jornada laboral".

También consideran "significativo que se siga utilizando un vehículo todoterreno X-Trail con más de 200.000 kilómetros y que tiene grietas en las soldaduras que sujetan el chasis del motor con la carrocería, con el peligro que esto puede suponer para la integridad física de los agentes y del resto de usuarios de la vía, en el supuesto de que estas grietas produjesen la caída del motor cuando estuviese en circulación".