Barclays, acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo

  • Londres, 20 mar (EFE).- El banco británico Barclays, que negocia actualmente con el Gobierno un plan de garantías públicas frente a posibles pérdidas, ha sido acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo.

Barclays, acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo

Barclays, acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo

Londres, 20 mar (EFE).- El banco británico Barclays, que negocia actualmente con el Gobierno un plan de garantías públicas frente a posibles pérdidas, ha sido acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo.

El Partido Liberal Demócrata, en la oposición, ha recibido memorandos que documentan algunos de los complejos mecanismos utilizados supuestamente por el banco para pagar los menos impuestos posibles al fisco británico, informa hoy el diario The Guardian.

Según quienes han delatado anónimamente al banco, Barclays puede haberse beneficiado en hasta 1.000 millones de libras (1.100 millones de euros) al año gracias a las complejas estratagemas utilizadas para burlar al fisco.

Barclays niega, sin embargo, las acusaciones y esta semana logró que un juez obligara al periódico a retirar de su portal de internet una serie de documentos internos que contenían información confidencial.

El portavoz liberal demócrata para asuntos económicos, Vince Cable, comentó a ese propósito: "Es un día triste para la democracia. La publicación de esos documentos que muestran cómo Barclays utilizó paraísos fiscales para evitar el pago de impuestos es en interés del público".

Barclays negocia actualmente con el Tesoro británico un plan capaz de asegurarle frente a eventuales pérdidas, que se financiaría con dinero público.

Según The Guardian, los bancos están sometidos actualmente a fuertes presiones para que renuncien a sus mecanismos de evasión de impuestos ya que resulta escandaloso que recurran a ellos mientras tienen que acudir al dinero público para superar la crisis.

El Royal Bank of Scotland, en el que el Gobierno ha adquirido una participación del 70 por ciento para evitar su quiebra, ha disuelto el departamento que se ocupaba de idear estratagemas para burlar al fisco.

"Sería totalmente equivocado pedir con una mano dinero al Tesoro y robarle con la otra", dijo una fuente del banco.

Según explicaron a The Guardian fuentes próximas de la división de mercados de capital estructurados de Barclays, la principal tarea que tienen encomendada es lucrarse con las operaciones de comercio fiscal.