Cabrera (PP) critica al presidente del parlamento canario por admitir un escrito del PSOE que le tacha de maltratador

Asegura que los versos que recitó a Luengo (PSOE) eran una "broma" SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 (EUROPA PRESS) El diputado regional del PP, Miguel Cabrera Pérez-Camacho, ha arremetido hoy contra el presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro, del que dijo que "le queda grande el puesto" después de que la Mesa de la Cámara haya tomado en consideración un escrito del PSOE en el que se le califica de "maltratador" tras recitarle a una diputada socialista, Francisca Luengo, una poesía en relación al denominado 'caso Tebeto'. Pérez-Camacho además advirtió, en declaraciones a 'Radio El Día' recogidas por Europa Press, a Castro y a la Mesa de que les llevará a los tribunales si toman una decisión "arbitraria y prevaricadora" al considerar "ilegal" que se tome un acuerdo que afecte a un diputado "sin previamente darle audiencia, que es lo que están haciendo". En este punto, el 'popular' habló que esta circunstancia es "un derecho, el de ejercer la crítica". Aquí aprovechó para asegurar que la actual Mesa del Parlamento "con la única excepción de Cristina Tavío (PP) que es la única que piensa con la cabeza" es la "más desprestigiada". en la historia de la Cámara. El parlamentario recordó que el resto de miembros de la Mesa --Antonio Castro (CC), Juan Carlos Alemán (PSOE), María del Mar Julios (CC) y Francisca Luengo (PSOE)-- "sólo están ahí para subirse el sueldo que es lo único que les preocupa en este tiempo de crisis". ENTREGADO A LUENGO De igual forma, Pérez-Camacho aprovechó para detenerse en la figura de Castro. De él dijo que es "pusilánime" y que al tomar en consideración la queja "que decía que yo tenía perfil de maltratador". "Eso no lo reprendió porque está entregado a Paquita Luengo y Alemán. Ha perdido el norte", sentenció. El diputado explicó que él no había insultado durante el pleno del Debate General sobre el Estado de la Nacionalidad Canaria sino que había "bromeado". Así admitió que esta polémica la ha vivido "con sorpresa y lástima". Se quejó de que se haya perdido el humor entre la clase política y recordó que pidió perdón en público y privado. "Lo que diga la Mesa me entra por un oído y me sale por el otro", prosiguió el diputado que aseguró que Luengo le había dejado con "la mano en el aire" cuando se excusó. "Era una broma", repitió para justificar que los versos los pronunció porque le parecía imposible que en el Parlamento se volviese a hablar de 'Tebeto'. Por último, acusó a Castro de no saber manejar el Reglamento de la Cámara. "Este presidente se inventa todos los días un Reglamento nuevo. Le queda grande el puesto", concluyó. "Dice Paca que no fue Paca la que montó el tocomocho; las sentencias dicen que mal, lo montaron fatal, es un bodrio igual, pero Paca da lecciones y de sus resoluciones echa la culpa a la ujier; negocios que pago yo, los de ella los paga la comunidad", reeza el verso de la polémica.