Economía.- Cámara de Comercio de Madrid pide a Zapatero que reflexione sobre la propuesta de reforma del mercado laboral

Alerta de que si se sigue de "brazos cruzados" se llegará a los cuatro millones de desempleados a finales de este año MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Salvador Santos Campano, pidió hoy al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que "reflexione con seriedad" la propuesta realizada por los empresarios madrileños para reformar el mercado laboral, preferentemente a través del diálogo social, con el fin de "simplificar las fórmulas de contratación que racionalicen los costes que soportan las empresas". Según escribe el presidente de la Cámara en un artículo de 'La Gaceta de los negocios' titulado 'yo también soy neoconservador', esta propuesta señala, en concreto, "la necesidad de que se unifique la indemnización por despido, cualquiera que sea su causa, en el entorno de 20 días por año trabajado, en consonancia con la media europea". Precisamente, para Santos Campano es necesario que la economía del país sea capaz de generar empleo estable si se quiere estar "en la Europa más moderna". En este sentido, esta medida se aplicaría en los nuevos contratos que se celebren a partir de que se apruebe la reforma laboral. "Los empresarios madrileños solicitamos al Gobierno la inmediata aprobación de un nuevo modelo de contrato (contrato de crisis), bonificado y con una indemnización por despido similar a la establecida en la legislación actual para despidos por causas económicas", explicó el presidente. Asimismo, recordó que Francia superó en noviembre del pasado 2008 la barrera de los dos millones de desempleados y alcanza una tasa de desempleo del 7,3 por ciento, "que en España se eleva al 13,9 por ciento y amenaza con llegar al 16 por ciento en este primer trimestre", según las estimaciones de analistas financieros internacionales y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal. Por ello, alertó que si se sigue "cruzados de brazos", se llegará a los cuatro millones de desempleados a finales de este año, y matizó en este sentido que "a ningún empresario, grande o pequeño, le gusta tener que eliminar empleo". "Mucho menos cuando se trata de prescindir de profesionales valiosos, comprometidos con nuestro proyecto, por la simple razón de tener que elegir entre seguir pagando sus nóminas o la supervivencia del negocio", apuntó. FELICITACIÓN AL GOBERNADOR DEL BANCO DE ESPAÑA Por otra parte, felicitó al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, por demostrar "su buen juicio e independencia" al sumarse a la tesis de los empresarios y defender la urgencia de una reforma del mercado laboral "para frenar el descalabro del empleo en España". Según escribe Santos Campano en el artículo 'Yo también soy neoconservador', en su primera comparecencia pública del año, Fernández Ordóñez terció en el debate sobre la reforma del mercado de trabajo "que ha suscitado las propuestas de los empresarios madrileños". En este sentido, el presidente de la Cámara explicó que el gobernador del Banco de España "suscribió la evidencia de que los costes del despido en España son excesivos y desincentivan la creación de empleo, además de contribuir a mermar la competitividad de la economía". "El mundo entero se ha hecho eco de la ejemplaridad que luce el Banco de España en su labor de vigilancia del sistema financiero, al no rebajar sus cautelas ni siquiera en épocas de bonanza. Fernández Ordóñez se ha unido al dictamen de los empresarios madrileños al afirmar que los mecanismos de ajuste laboral de la economía española no funcionan de la manera adecuada", explicó Santos Campano. Pero para el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Fernández Ordóñez "no ha llegado solo a esta conclusión", ya que desde Bruselas, el comisario europeo para Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, "apostilla que es obvio que el mercado laboral en España no funciona bien". "El gobernador del Banco de España nos ha refrescado la memoria al exponer los ejemplos de Francia y Alemania, donde no ha temblado el pulso a sus mandatarios a la hora de retroceder en la utopía de la jornada de 35 horas semanales", apuntó Santos Campano, quien añadió que en Francia "tampoco cabe percibir indemnización por despido si se lleva menos de un año en el puesto de trabajo".