Economía/Laboral.- Méndez rechaza el contrato de crisis y dice que es "una fórmula de despido"

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) El secretario general de UGT, Cándido Méndez, rechazó hoy que se establezca el contrato de crisis, propuesto por la patronal madrileña, con un despido de veinte días, frente a los 45 actuales, ya que considera que la propuesta es una "fórmula de despido" que busca reducir la indemnización económica y eliminar la tutela judicial efectiva. "No es un contrato contra la crisis, es un despido por la crisis", aseguró Méndez, en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, en las que subrayó que se trata de una iniciativa "absolutamente rechazable". "Espero que no se ponga encima de la mesa", destacó, porque "generaría más despidos de los que hay". Méndez explicó que se trata de una fórmula que se lleva barajando años y recordó que en España ya hay un contrato, con tutela judicial, que tiene una indemnización de 33 días y que sirve para fomentar el empleo. Méndez, que no quiso hablar de una huelga general, indicó que los sindicatos españoles trabajan "con coraje y firmeza, pero también con inteligencia y perspectiva". "Advertimos con firmeza, responsabilidad y claridad que se debe abandonar cualquier intentona de abaratamiento del despido", señaló. En este sentido, el secretario general de UGT destacó el compromiso adquirido este fin de semana por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero de garantizar la protección por desempleo y rechazar cualquier abaratamiento del despido. "El Gobierno reconoce que nuestros problemas no son laborales sino que proceden de los desmanes del capitalismo financiero", sentenció. El líder sindical opinó que el Gobierno está tomando determinaciones "en la dirección correcta", aunque aseguró que la magnitud de la "tempestad económica" en España las hará "insuficientes" a lo largo de los próximos meses. Asimismo, Méndez dijo que la efectividad de estas medidas estará en función de la capacidad que tengan para dar un puesto de trabajo a quienes llevan más de un año buscando un empleo y que están al borde de la protección por desempleo. Respecto a las nuevas medidas económicas que podría anunciar mañana el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparecencia en el Congreso, Méndez aseguró que no conoce estas iniciativas. "En las próximas dos o tres semanas vamos a encarar un proceso de negociación donde hay un paquete de medidas que pueden ser una buena base para alcanzar un punto de encuentro entre la patronal, el Gobierno y los sindicatos", añadió. Entre las medidas que el sindicato exige está agilizar o ampliar la protección por desempleo para trabajadores afectados por ERE, mejorar la liquidez de las empresas, o iniciativas como reducir "de manera excepcional" cotizaciones sociales para incentivar la contratación, aunque Méndez aseguró que esta última medida "no gusta tanto", aunque es necesario abordarla. "Creemos que ese paquete de medidas puede servir para presentar resultados concretos", añadió. POLÍTICAS PÚBLICAS Y FINANCIACIÓN. Por otro lado, Méndez indicó que esta situación podría alargarse "más allá" de 2009, y apuntó que la clave para evitar la destrucción de empleo está en las políticas públicas, que deberían fomentar la construcción de vivienda de protección oficial, a un ritmo de 150.000 por año. "Cada vivienda genera entre dos y tres empleos en la construcción y en las industrias que dependen de ella", aseguró. Asimismo, señaló como otro elemento clave para "contrarestar los efectos devastadores de la crisis económica", que se garantice la financiación para las pymes y familias. "No se tiene que adoptar la posición del divino impaciente, pero muchísimo menos ensalzar las virtudes de la paciencia como anciana monjita inglesa", dijo Méndez en relación a la polémica surgida a raíz de las declaraciones del ministro de Industria, Miguel Sebastián, en las que aseguró que al Gobierno se le está acabando la paciencia con el sector financiero. "Se trata de tomar decisiones políticas y llegar a la conclusión las entidades financieras de que tienen que inyectar liquidez" dijo Méndez, quien aseguró que la banca "puede sacar pecho y alardear de los buenos resultados", pero no debe olvidar que en su momento el pueblo español le echó una mano para que no se hundieran.