Economía/Laboral.- Toxo afirma que no es momento de convocar una "huelga general" y apuesta por el diálogo social

Incide en la necesidad de cambiar el modelo productivo, basado en el empleo de bajo coste y en la alta tasa de temporalidad TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS) El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, insistió hoy en que ante una coyuntura de crisis como la actual "no es momento de reformar el mercado laboral, de meter la mano en la protección social, ni en el bolsillo de los trabajadores", así como tampoco es momento de realizar una huelga general, sino de propiciar el diálogo social por medio de la negociación colectiva. De este modo se pronunció el secretario general de CC.OO. durante la presentación del VII Congreso Regional que el sindicato celebra durante hoy y mañana en la capital regional, acto que contó con una nutrida representación de la clase política castellano-manchega, encabezada por el presidente regional, José María Barreda, y el presidente de la patronal regional, Jesús Barcenas. En este marco, Toxo mostró la disposición absoluta que tiene CC.OO. de llevar a cabo la negociación colectiva, así como movilizaciones, "que no una huelga general", para poner de este modo de manifiesto las propuestas sindicales para salir de la crisis. "Para eso sí contarán con CC.OO., para otras cosas no", dijo el secretario general del sindicato, que incidió también en que la acción sindical se centrará en el incremento de los salarios por encima del Índice de Precios al Consumo, ya que la subida de los sueldos no llevará a la quiebra de las empresas, sino a la reactivación del consumo, y por ende, de la economía nacional. Dijo que este Congreso, dada la importante función que desarrolla el sindicato tanto en la sociedad regional como en la nacional, será un punto de inflexión en el que ajustar sus iniciativas a la situación que vive el país, cuya economía se encuentra en recesión, y "parece que por un periodo largo". "Trabajaremos en actuaciones, basadas en el diálogo social, para que el país inicie rápidamente la senda del cambio y del crecimiento", afirmó. El secretario general de CC.OO. señaló que la crisis de la economía española, aparte del componente internacional, viene provocada por un modelo productivo, basado en el empleo a bajo coste y la alta tasa de temporalidad. "El gran problema no son los ERE, sino el despido individual". Añadió que parte de la solución a los problemas actuales procede de un cambio de ese modelo productivo, pero necesariamente pasa también por un cambio del modelo financiero, y que sea este sector el que se mueva al ritmo de los países, "y no los países al ritmo de los intereses financieros". La otra parte, prosiguió, está en manos de los diferentes gobiernos, de la patronal y de los sindicatos, y "nosotros estamos dispuestos a buscar alternativas que minimicen los efectos de la crisis, que recuperen la economía y entierren la destrucción de empleo, que es lo más negativo de esta situación", dijo Toxo, quien alertó de que "el riesgo de exclusión social es evidente". MÁS LIQUIDEZ FINANCIERA. "Saludamos el compromiso de José Luis Rodríguez Zapatero de mantener la protección social, pero hay que hacer más", y ese más pasa, a su juicio, por que la liquidez financiera retorne a la economía real, a las pequeñas empresas y a las familias, "sin llegar a criminalizar a los bancos". Toxo, que propuso modificar la política fiscal y el endeudamiento del país, "porque tiene capacidad para hacerlo", dijo que "no es momento ni de resucitar programas de máximos ni para CC.OO. ni para otros actores, pero alguien con dosis de responsabilidad puede tirar de ello y arruinar el diálogo social más de lo que ya está". RENOVAR EL ACUERDO DE NEGOCIACIÓN COLECTIVA. Por último, lanzó un mensaje al presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, presente en el acto, a quien tendió la mano para renovar el acuerdo interconfederal de la negociación colectiva, porque es "más fácil y necesario que otros años, pues los efectos psicológicos son más importantes ahora que en otras ocasiones". "Las demandas excesivas no se pueden animar, pero el incremento salarial no se puede subir entre el 0 y el 2%, porque dañaríamos a las personas y a la economía", apuntó Toxo, quien agregó que el aumento del suelo de los trabajadores no provocará la quiebra de las empresas, si no que reactivará el consumo y la economía.