Economía.- Sindicatos apuestan por que las partes se sienten a negociar para "recomponer la unidad" en Caja Madrid

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El secretario general de CC.OO. Madrid, Javier López, apuntó hoy la necesidad de que todas las partes "se sienten a negociar" para tratar de recomponer la "unidad y el consenso en los órganos de gobierno de Caja Madrid", así como para garantizar la "estabilidad" de la entidad financiera en el actual contexto de crisis económica. La misma opinión mostró el secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, quien afirmó que el Gobierno regional "debe convocar a todas las partes presentes en Caja Madrid para ponerse de acuerdo", al margen de "peleas partidarias", como las del PP, cuyas disputas "se producen en cualquier ring posible". Las declaraciones, realizadas en el acto de presentación de la manifestación por la educación pública que tendrá lugar mañana, se produjeron después de la Asamblea general de Caja Madrid que tuvo lugar ayer, donde se votó en contra de los estatutos y del reglamento electoral por una abrumadora mayoría --157 votos negativos, 87 a favor, 51 abstenciones y uno nulo--. Para el representante de CC.OO., una solución negociada sería la única vía por la que las partes retiren quejas y recursos, como el contencioso-administrativo anunciado ayer desde el Ayuntamiento de Madrid y otros consistorios afectados por la "imposición" de los nuevos estatutos para evitar que la Consejería de Economía los apruebe en el plazo de un mes, independientemente de la opinión de los consejeros generales. RECURSOS INTERPUESTOS El sindicalista subrayó que la presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, "debería tomar nota de que 157 votos contra 87 son muchos votos en contra de la imposición que quiere realizar la Consejería, con unos estatutos al dictado de sus intereses políticos después de que se haya hartado de privatizar colegios, hospitales y lo haya intentado con el Canal de Isabel II para, ahora, querer meter mano a los recursos de los madrileños con cuentas en Caja Madrid". "Es intolerable y se lo dice la Asamblea de Caja Madrid y si fuera mínimamente sensata sentaría a todas las partes y buscaría ampliaun recuerdo para restituir el consenso", declaró. López, que recordó que CC.OO. presentó ante el Defensor del Pueblo una queja por una supuesta vulneración de la proporcionalidad y de los principios de igualdad, aseveró que los recursos "van a abundar". "Creemos que si Esperanza Aguirre no lo hace (sentarse a negociar) el resto de las fuerzas presentes en Caja Madrid tendremos que sentarnos y decirle cómo va el camino para recomponer la unidad y consenso en los órganos de gobierno" de la entidad financiera. Javier López añadió que la intención de Aguirre es "gobernar Caja Madrid para entregarla en bandeja y como negocio a sus amiguetes privados". Por su parte, el secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, apostó por llegar a una salida consensuada porque "las diferencias no son tantas entre unos y otros". Defendió asimismo la abstención de los representes de este sindicato en la votación de ayer, igual que hizo el PSOE, porque todo reside en una "trifulca" (del PP) en la que dijo que no quieren participar. EVITAR UNA "PELEA DE BARRIO""Caja Madrid tiene suficiente importancia para que no se convierta en una pelea de barrio basada sólo en unos intereses de parte", declaró tras añadir que lo que está pasando ahora en la entidad financiera es que "huye de sus responsabilidades" ya que existen fondos destinados por el Gobierno de España para facilitar créditos a familias y empresas "y no lo está haciendo escudándose en la presidencia, en la trifulca y en el intento de huir de la responsabilidad". También insistió en que la salida a la situación de Caja Madrid no pasar por hacer un frente de izquierda contra derecha sino en llegar a un acuerdo con la participación de todas las partes "o de casi todas", un consenso que tiene que pasar en primer lugar por "la aceptación de la representatividad de cada uno". Por otro lado, sin hablar directamente del recurso que interpondrá el Ayuntamiento de Madrid, el sindicalista de UGT afirmó que las Administraciones "no pueden aludir a la representación de la ciudadanía, porque Caja Madrid no representa a ciudadanos, tiene clientes e impositores, por lo tanto no se puede argumentar ciudadanía desde ningún Ayuntamiento para pedir mayor o menor representación".