El Estado colombiano ha dedicado 48 millones de dólares a proteger sindicalistas

  • Bogotá, 16 feb (EFE).- Las autoridades de Colombia destinaron en los últimos seis años el equivalente a 125 millones de dólares a proteger a personas amenazadas de muerte, de los cuales 48 millones de dólares fueron para la seguridad de sindicalistas, dijo hoy el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio.

El Estado colombiano ha dedicado 48 millones de dólares a proteger sindicalistas

El Estado colombiano ha dedicado 48 millones de dólares a proteger sindicalistas

Bogotá, 16 feb (EFE).- Las autoridades de Colombia destinaron en los últimos seis años el equivalente a 125 millones de dólares a proteger a personas amenazadas de muerte, de los cuales 48 millones de dólares fueron para la seguridad de sindicalistas, dijo hoy el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio.

El ministro, en funciones presidenciales por el viaje del presidente, Álvaro Uribe, a Brasil, declaró a los periodistas que aunque el año pasado fueron asesinados en el país 40 miembros de sindicatos, "ningún sindicalista bajo protección del Gobierno ha resultado afectado".

"En seis años de Gobierno del presidente Uribe la protección a personas amenazadas ha costado a la nación 314.000 millones de pesos (125 millones de dólares)",

Añadió que de esa cifra, 121.000 millones de pesos (48 millones de dólares) han sido para proteger a sindicalistas.

El ministro dijo que "de los sindicalistas que han sido protegidos con medidas duras por este programa a ninguno le ha pasado absolutamente nada. O sea que este es un programa que goza de una gran credibilidad y que ha sido sumamente eficaz", señalo el funcionario.

Valencia Cossio precisó que el Estado está ofreciendo medidas de seguridad a 10.716 personas, de las que 1.980 son sindicalistas, lo que representa el 22,66 por ciento del programa.

En cuanto a los 40 asesinatos de dirigentes sindicales el año pasado en Colombia, manifestó que "no todos esos casos tienen como móviles el hecho de estar vinculados a la actividad sindical".

"Por el contrario, un alto número de ellos según las indagaciones e investigaciones de la Fiscalía, tienen que ver con problemas de tipo personal, con hurtos, con agresiones callejeras", puntualizó el ministro colombiano.