El Principado expresa a ArcelorMittal su "contrariedad" por la parada de un horno alto en Gijón

OVIEDO, 8 (EUROPA PRESS)

El Presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, mantuvo hoy en la sede de la Presidencia, en Oviedo, una reunión con la cúpula de Arcelor en España en la que el Ejecutivo asturiano manifestó su "preocupación" y "contrariedad" por la decisión de ArcelorMittal de parar el horno alto B y otras instalaciones, además de la tramitación de un ERE con caracter temporal.

Según informó el Principado a través de una nota de prensa, los representantes de la multinacional reconocieron que la factoría asturiana está entre las de mayor competitividad del mundo, pero explicaron que una caída muy importante de la demanda les hizo adoptar la decisión, que se revisará trimestralmente y, en cuanto se reactive la demanda del producto, el horno reanudará su actividad y se recuperará el empleo.

Así, según el Principado, la parada del horno se circunscribe a una estrategia de la empresa en el ámbito europeo. El horno se deja "en caliente" para que pueda ponerse en marcha completamente en tres semanas a partir de que la situación económica lo permita.

El Gobierno asturiano transmitió a la empresa la necesidad de llegar a acuerdos con los representantes de los trabajadores de Arcelor-Mittal para superar la situación. El Gobierno del Principado manifestó a la empresa que los trabajadores han hecho hasta ahora un sacrificio muy importante y han aceptado una congelación salarial; una actitud que debe tener contrapartidas, minorando al máximo el ERE y manteniendo el compromiso de las inversiones para el futuro".

Además, el Gobierno del Principado expuso que se ha volcado en la solución de varios problemas que la compañía planteó, de ámbito tecnológico, portuario o eléctrico, relacionado éste último con las tarifas G-4. La empresa reconoció el esfuerzo del Ejecutivo asturiano y comentó que espera una rápida solución a estos problemas, negociando con el Gobierno de España y los operadores eléctricos.

"Pese a la noticia de la parada temporal del horno alto B y al ERE, por responsabilidad institucional, el Ejecutivo asturiano mantendrá su compromiso de seguir trabajando en la resolución de algunos asuntos pendientes con la empresa, con la pretensión de que el problema tenga el menor impacto posible y se cumpla el compromiso de que Asturias sea de las primeras en normalizar la actividad, por la eficiencia de sus plantas", señalaron desde el Princiado.