Gil opta a su reelección en el Congreso Regional de CCOO, que empieza el jueves con el lema "Sindicalismo a la ofensiva"

Se marca el reto de alcanzar las 100.0000 afiliaciones en los próximos cuatro años TOLEDO, 10 (EUROPA PRESS) "Sindicalismo a la ofensiva" es el lema con el que CCOO de Castilla-La Mancha celebrará este jueves y viernes en Toledo su VII Congreso Regional, cita en la que el actual secretario regional, José Luis Gil, pretende ser reelegido en el cargo, y en el que se aprobará la acción sindical a desarrollar en los próximos cuatro años, que pasa por un cambio productivo y aumentar la protección social de los trabajadores. De este modo lo confirmó en rueda de prensa el propio Gil, quien dijo desconocer la existencia de una lista alternativa a la que él encabeza, "aunque esto no quiere decir que no se vaya a presentar, porque hasta que se cierre el plazo puede producirse". Aún así, confió en contar con un respaldo mayoritario en su reelección, y que los 264 delegados con derecho a voto valoren "el trabajo colectivo y lo que se ha conseguido en estos cuatro años" manifestó el secretario regional de CCOO, que también quiso hacer propósito de enmienda y asumir los errores, "y todo lo que no ha cuajado en estos años, porque es algo que me compete". Antes de llegar a este Congrego, explicó Gil, se han celebrado cerca de 500 asambleas, en las que han participado cerca de 25.000 personas, algo que a su juicio evidencia la "dimensión y envergadura" de este sindicato en Castilla-La Mancha, que es tras Asturias, región con más afiliación. Respecto a la afiliación, Gil determinó que durante los últimos cuatro años se han registrado cerca de 19.000 nuevas afiliaciones, algo que consideró "insuficiente porque somos muy ambiciosos", marcándose por tanto el reto de alcanzar las 100.0000 en los próximos cuatro años. CONGRESO ABIERTO Y PARTICIPATIVO Los próximos 12 y 13 de febrero un total de 264 delegados, que representan a los cerca de 78.000 afiliados que CCOO tiene en la región, "ajustaremos lo que queremos hacer en los próximos cuatro años". Se trata, prosiguió, de un debate del sindicato que afecta a toda la sociedad, de ahí su deseo e intención de que sea "abierto y participativo". En este congreso, "que es de aquellos que han perdido su empleo, de los que gracias al sindicato lo han conservado o mejorado, y de aquellos que temen perderlo", se presentará y aprobará un documento base, que viene precedido de un debate interno, y que básicamente contempla el cambio del modelo productivo, un aumento de la protección social de los trabajadores y nuevas políticas industriales que den respuesta a las necesidades presentes y de futuro, explicó. Por ello, el secretario regional de CCOO incidió en la necesidad de modificar el cambio productivo en la región, dada la "vulnerabilidad" del tejido industrial castellano-manchego, incidiendo que para combatir esa debilidad la región dispone de un "instrumento potente" como es el Pacto por el Desarrollo y la Competitividad, suscrito por el Gobierno regional y los agentes sociales. "Tenemos que tener la capacidad de movilizar, acordar y debatir, de ahí el lema de este VII Congreso, que quiere decir que nunca nos hemos resignado y no vamos a hacerlo", apuntó Gil, que aseveró que a veces es "difícil digerir" que grandes bancos o 'trust' planteen medidas "poco beneficiosas" para los trabajadores después de los grandes beneficio que han obtenido. "Si movilizaran todo el dinero que tienen apalancado en Castilla-la Mancha y en España estaríamos mal, pero no tan mal" dijo José Luis Gil, que a renglón seguido añadió que "por eso cuando plantean esas cosas, como el contrato anticrisis que generará más paro y un recorte en los derechos de los trabajadores, debemos cabrearnos, porque es inmoral y tienen un morro que se lo pisan". El secretario regional de CCOO, que se cuestionó "cómo pueden plantear algo así cuando saben que la crisis nada tienen que ver con el modelo de contratación", advirtió que en caso de que se lleve a cabo el sindicato que dirige planteará movilizaciones contra la pérdida de derecho de los trabajadores y de los más desvalidos". Así, recordó que en el país se han registrado cinco huelgas generales que han tenido como trasfondo ese recorte de derechos laborales, recomendando por tanto que "nadie tenga la tentación de ir por ese camino". MOVILIZACIONES Y HUELGA GENERAL En este sentido, indicó que la última decisión que adoptó la Comisión ejecutiva regional de CCOO son las movilizaciones que se llevarán a cabo los días 19 y 22, y que a su juicio están más que justificadas, pues serán en defensa del empleo, de la protección social de los trabajadores y de los salarios. No obstante, Gil abogó por tener más capacidad ante la patronal para cambiar las cosas, y por ello hizo un llamamiento para secundar esas movilizaciones convocadas, "para que el día 19 en Toledo, Ciudad Real, Cuenca, y Guadalajara, y el 22 en Albacete, haya un clamor en las calles que remueva las sillas de los despachos". En los próximos meses, prosiguió Gil, debe de hacer una respuesta unitaria para que se asienten las bases de un cambio, porque "ante nada y una huelga general hay muchas medidas". En este punto, y ante la convocatoria a la huelga general, planteada por el nuevo coordinador general de IU, Cayo Lara, el secretario regional de CCOO, tras expresar su respeto a este planteamiento, matizó que "cada cosa tiene su tiempo". Se pronunció también sobre las propuesta realizadas por la patronal y que pasan por el abaratamiento del despido. Sobre este asunto afirmó que "más allá de la indignación general de las frases sin sensibilidad social y compromiso, estas medida no ayudan a nada y lo que hay que hacer es adoptar iniciativas para salir de la crisis. No es unas solución es una cortina de humo, porque el debate de fondo es el cambio del modelo productivo y un incremento de la protección social", agregando que los Gobierno tienen el deber de proteger los derechos y las garantías de los trabajadores. DEBATE EN LAS CORTES A preguntas de medios, valoró el debate que con carácter monográfico se desarrollo ayer en el Parlamento regional, asunto sobre el que dijo que es "un acierto que por primera vez se priorice el desempleo, porque es una cuestión que está en la calle". "No hay medidas milagro para salir de los problemas" dijo Gil, quien recordó que desde hace tiempo las centrales sindicales venían anunciando lo que ahora se está produciendo, y que incluso en el marco del Pacto por el Desarrollo y la Competitividad plantearon medidas que "minimizarán" el impacto de esta crisis. "A los parados quizás esto les suene a hueco, pero Castilla-La Mancha no es una isla, y la medicina para salir de ello no es local, sino que es más amplia, y los Gobierno deberían coordinarse para salir del túnel, y después girar a la izquierda", defendió. "SINDICALISMO A LA OFENSIVA" Preguntado sobre si en los últimos años el sindicato que dirige ha hecho "sindicalismo a la ofensiva", como reza el lema de este VII Congreso, o más bien se ha "acomodado al poder local" y centrado en ofertar formación, como piensa buena parte de la sociedad, Gil dijo, tras pedir respeto a todas las opiniones, que "desde que éramos un sindicato ilegal siempre hemos defendido a la ofensiva a la clase trabajadora", aunque, admitió, a lo mejor últimamente no se ha hecho de forma metódica, porque no se han cerrado acuerdos y esto a derivado en movilizaciones". Así, insistió en que históricamente el sindicato ha defendido la formación, "que es un bien que queremos gestionar más y mejor, y estemos, como debe ser, fiscalizados por el Gobierno y por el Fondo Social Europeo, porque queremos que así sea, para llegar a más gente y se forme mejor".