Inagra y sindicatos, que mantienen la convocatoria de huelga, se reunirán de nuevo el martes en el Sercla

Más de un centenar de trabajadores se manifestaron hoy por las calles de la capital tras la falta de acuerdo en el encuentro de ayer GRANADA, 27 (EUROPA PRESS) El comité de empresa de Inagra, concesionaria del servicio de recogida de basuras en la capital granadina, y los representantes de la patronal prevén reunirse el próximo 31 de marzo para tratar de alcanzar un acuerdo que evite la huelga prevista para el 1 de abril, después de que no se hayan acercado posturas en ninguna de las reuniones mantenidas hasta la fecha. El encuentro de ayer en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla), que se prolongó durante 14 horas, no obtuvo el resultado esperado por los sindicatos, que a media tarde aludieron a la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre la contratación y el abono de los salarios atrasados, principales escollos en las negociaciones del convenio colectivo, que afecta a unas 800 personas. Así, más de un centenar de trabajadores de Inagra se manifestó este mediodía por la calles de la ciudad para protestar por el estancamiento de las negociaciones. Los manifestantes partieron desde la explanada del Palacio de Congresos y se desplazaron hasta las puertas del Ayuntamiento de la capital para pedirle que intervenga en el conflicto. El presidente del comité de empresa de Inagra, José Yáñez (CCOO), aseguró hoy en una nota que su sindicato se ha mostrado "totalmente flexible" en la negociación y manifestó su deseo de alcanzar el consenso en el próximo encuentro en el Sercla, de modo que se pueda desconvocar la huelga. Explicó que el comité propuso a Inagra que se incluyera el pago de los atrasos y la consolidación de los salarios durante 2009, 2010 y 2011 a razón de un incremento del dos por ciento por año más el IPC. En este dos por ciento, precisó Yánez, se incluye el pago de las sentencias emitidas por los atrasos. Al respecto, la patronal se ha negado a aplicar las sentencias proponiendo el IPC para los próximos años, indicó Yáñez. En relación a la estabilidad que propone CCOO, la empresa manifestó en la reunión que accedía a ampliar a jornada completa a 70 trabajadores que en estos momentos prestan jornada parcial y también a hacer fijos con jornada parcial a 50 empleados eventuales, garantizándoles cuatro días de trabajo al mes. CCOO propuso que fueran cien empleados eventuales los que pasen a fijos con jornada parcial, con una garantía de 12 días de trabajo al mes. En este contexto, ambas partes se reunirán en el Sercla un día antes de la convocatoria de huelga prevista para el 1 de abril y que podría prolongarse a toda la Semana Santa.