Jaén.- Igualdad y Bienestar Social niega que los centros de menores se encuentren en una situación caótica

JAÉN, 13 (EUROPA PRESS) La delegada de Igualdad y Bienestar Social en Jaén, Carmen Álvarez, negó hoy que en los centros de menores de la provincia se encuentren en una situación caótica, tal y como aseguró el pasado día 10 el secretario general de UGT en Jaén, Manuel Salazar. En declaraciones a Europa Press, Álvarez, que dejó claro su intención de no entrar en polémica alguna, puesto que "en cuestión de menores lo primero es velar por su protección, bienestar e intimidad", aseguró que la Junta cuenta con un protocolo de actuación cuando un menor queda bajo su tutela que se lleva a cabo con "absoluta rigurosidad". En este sentido, indicó que hay equipos tutoriales formados por diferentes profesionales que determinan si un menor está en situación de desamparo y si es así existen diferentes mecanismos de protección, entre los que se encuentran tanto los centros de menores (hay tres titularidad de la Junta en la provincia), como los concertados con entidades colaboradoras y las familias de acogida. Con respecto a los centros, la delegada apuntó que pueden existir "algunos problemas en algunos centros como consecuencia de la convivencia y del cambio de perfil de los menores que llegan, pero en ningún caso se trata de una situación caótica y de desorden", como señaló Salazar el pasado martes. Asimismo, Álvarez apuntó que si se dan también problemas entre los trabajadores y la empresa, en este caso, la Junta de Andalucía, se intentan resolver a través de los cauces oportunos, como es el comité de empresa. En cualquier caso, ante la apreciación del secretario general de UGT, quien afirmó que "con la reducción de recursos y servicios en los tres centros de la provincia, situados en la capital, La Carolina y Linares, se llegará a la situación que el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha puesto de manifiesto en el informe publicado recientemente", la delegada de Igualdad quiso precisar que no se trata del mismo tipo de centros. Según concretó, los centros de protección de menores son instrumentos para aquellos que quedan en desamparo, mientras que a los que aludía el Defensor eran centros de reforma para los que tienen trastornos de conducta y eso teniendo en cuenta que el informe dejaba a estos últimos en Andalucía en "bastante buen lugar".